El diputado nacional mendocino, Luis Petri, lideró un proyecto que acompañaron varios de sus colegas, entre ellos Omar De Marchi, para eliminar los beneficios de salidas transitorias, libertad condicional o rebajas de pena por estímulo educativo, a aquellos condenados por corrupción, que son delitos contra la Administración Pública.

La iniciativa de Juntos por el Cambio, surge luego de que se conociera el beneficio de rebaja de penas que obtuvo el ex vicepresidente Amado Boudou, quien consiguió que le quitaran 10 meses de la condena que recibió por dádivas y negociaciones incompatibles con la función pública en el caso Ciccone Calcográfica. En esa causa, fue el juez federal Daniel Obligado quien dispuso una rebaja de 2 meses por cada uno de los cinco cursos que el exministro de Economía llevó a cabo.

Te puede interesar...

"No podemos permitir que las condenas por corrupción encuentren atajos para evadir su cumplimiento y transformarlas en irrisorias conforme a la gravedad de los delitos cometidos que afectan a todos los argentinos", resaltó el diputado Petri en relación al beneficio que recibió el ex vicepresidente.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fluispetri%2Fstatus%2F1356681382634872834

El proyecto modifica el artículo 140 y 56 de la ley 24660 y el 14 del Código Penal impidiendo que quienes cometieron delitos contra la Administración Pública puedan acogerse a los beneficios.

"No puede haber condenas que, pasadas por el proceso de ejecución de la pena, terminen en indultos encubiertos a partir de jueces indulgentes que otorgan indebidamente beneficios, tratándose de delitos de corrupción se debe exigir el cumplimiento íntegro de la pena sin posibilidad de beneficios y eso debe surgir expresamente de la ley y no de la voluntad y discrecionalidad de los jueces", se quejó Petri.

El legislador, que fue el autor de la ley provincial que limitó los beneficios carcelarios en Mendoza en el 2012, recordó:"Los beneficios por estímulos educativos fueron pensados para otorgar herramientas a quienes cometieron delitos para reintegrarse a la sociedad y no como atajos para aligerar la pena, trampeando el fin de la norma" concluyó.

El proyecto también lleva la firma de Waldo Wolff, Fernando Iglesias, Luis Juez, Álvaro Lamadrid, Carla Piccolomini, Omar de Marchi, Soher El Sukaria, Héctor Antonio Stefani, Francisco Sanchez, Julio Sahad, Adriana Ruarte, entre otros.