Diario Uno > Política > Congreso

Bonarrico quiere llegar al Congreso como líder de todas las religiones

El senador provincial, Héctor Bonarrico, que encabeza el partido Masfe, se lanzó como el líder de todas las religiones. Aspira ser diputado nacional

El senador y pastor evangélico, Héctor Bonarrico, que encabeza el partido MasFe, se lanzará a las próximas elecciones sin las alianzas que supo integrar en los anteriores comicios, cuando se alineó con Protectora, y pretende competir por fuera del Frente Cambia Mendoza al que supo alinearse. Ahora, se empodera como líder de todas las religiones y buscará ser diputado nacional y desembarcar en el Congreso.

El lanzamiento de Masfe como "tercera fuerza política" está previsto para el miércoles 28 de abril a las 20 en las distintas redes sociales (Youtube y Facebook simultáneamente), pero la tarea que pretende emprender Bonarrico para conseguir una banca en la Cámara de Diputados en el Congreso, parece más que difícil.

Es que esta vez, el pastor que supo integrar la alianza con Protectora y el Partido Intransigente, buscará dar pelea sólo con su propio partido, aunque asegura que está abierto a que se puedan sumar otras agrupaciones "de peronistas tradicionales que no se sienten representados por el kirchnerismo, y algunos radicales desencantados". No lo dice, pero internamente debe saber que para acceder a la banca que aspira, una de las 5 que estarán vacantes, su partido debería hacer una muy buena elección y asegurarse al menos el 10% de los votos, siempre dependiendo de los porcentajes que consigan las primeras fuerzas, en una elección que se plantea como polarizada entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio.

Pero más allá de esas posibles adhesiones, Bonarrico dice contar con el respaldo no sólo de la comunidad evangélica que lo respeta como pastor, sino que "vamos a sumar a la comunidad judía, musulmana, católica y a aquellos que no creen en nadie, pero que quieren algo diferente: honestidad y transparencia. Ellos representan a un 20% de la población”, asegura.

Ya con objetivo puesto en las próximas elecciones, Bonarrico y sus militantes se dedicaron a hacer un trabajo territorial "en cada lugar donde se ven las necesidades diarias de las familias mendocinas, como ahora que estamos en el pedemonte donde hay más de 500 hogares relevados y conociendo sus necesidades básicas e indispensables" apunta y aunque suene casi repetitivo en quienes buscan consolidarse como terceras fuerzas, insiste: "queremos construir una fuerza que identifique a los mendocinos y que pelee por ellos. Yo entré a la política para sanar lo que está enfermando a la democracia", dice casi como slogan partidario.

Seguir leyendo