Al igual que en Mendoza, las autoridades de la UCR nacional también se renuevan cada dos años. Su presidente, el diputado y electo senador Alfredo Cornejo, termina su segundo mandato consecutivo, por lo que no puede ser reelegido de acuerdo a lo que marca la carta orgánica del partido. Por ello, el mendocino trabaja a contrarreloj para terminar de definir una lista de unidad, cuyo sucesor "saldrá del lado de los gobernadores", adelantó a Diario UNO. A pesar del buen posicionamiento tras los contundentes resultados electorales en la provincia, ya se descartó el nombre de Rodolfo Suarez porque no tiene intenciones de ocupar de ese cargo.

Los dos mandatarios que sí están en carrera son Gerardo Morales (Jujuy), quien lo ha explicitado y actualmente es secretario general, y Gustavo Valdés (Corrientes), cuya figura pareciera correr con algunas ventajas. En algún momento, también se habló de que Martín Lousteau quería pelear la presidencia de la Unión Cívica Radical pero los últimos movimientos lo habrían dejado afuera de la competencia.

El gobernador correntino fue reelegido en agosto con el 75% de los votos y el domingo pasado su boleta se adjudicó los comicios legislativos con el 59% de los sufragios, el porcentaje más alto del país para Juntos por el Cambio. Además participó con un importante protagonismo en las campañas del radicalismo en Chaco, Formosa, La Pampa y en Misiones, donde apoyó la candidatura del concejal posadeño Martín Arjol, quien consiguió un histórico triunfo sobre el frente que conduce Carlos Rovira.

El jujeño Morales cuenta con el apoyo de la vieja guardia de la UCR representada por el sanrafaelino Ernesto Sanz y cordobés Mario Negri, además de otras figuras emergentes como Facundo Manes y Maxi Abad.

imagen.png
El diputado y presidente de la UCR nacional, Alfredo Cornejo, termina sus dos mandatos consecutivos al frente del partido.

El diputado y presidente de la UCR nacional, Alfredo Cornejo, termina sus dos mandatos consecutivos al frente del partido.

La renovación de la Unión Cívica Radical no tiene fecha definida para la presentación de los candidatos porque aún el Comité Nacional no realizó la convocatoria correspondiente, que podría ser en diciembre, febrero o marzo.

Una instancia a resolver son las elecciones internas en por lo menos cinco jurisdicciones del país -muchas retrasadas por efecto de la pandemia- para que puedan participar del congreso partidario.

"Estoy procurando la unidad en todos los órganos partidarios", recalcó Cornejo después de realizar un balance muy positivo de su gestión que arrancó en el 2017. "Fui el responsable de manifestar las disidencias en Juntos por el Cambio y pudimos encontrar un equilibrio en estos últimos dos años, cuando fuimos oposición, a pesar de todos los intentos del Gobierno de dividirnos. Mi papel primordial ha sido lograr la unidad y conseguir que las diferencias internas se diriman en las PASO", destacó el ex gobernador.

El ansiado diálogo

Sobre la convocatoria al diálogo a la oposición luego de las elecciones legislativas y con los resultados adversos en la mano para el Frente de Todos, Cornejo recalcó que "fue algo efímero para los medios" y que no se condice con lo que pasa puertas adentro de la Casa Rosada. "El FdT es una gran improvisación y el Gobierno no puede ser menos que eso. No tienen acuerdos básicos esenciales, entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner, mucho menos en un plan económico. La negociación con el FMI es lo mismo. Tienen que explicitar claramente los trazos gruesos y finos. No se sabe exactamente lo que están negociando y trascienden cosas como los aumentos de tarifas o diferentes plazos", afirmó.

Para el presidente de la UCR, es vital que muestren la carta de intención con el FMI y el acuerdo en el Frente de Todos porque las diferencias entre Alberto y La Cámparo son visibles. Recién ahí, Juntos por el Cambio va a dar su parecer. "Ellos están en el Gobierno por un mandato popular y tienen que hacerse cargo de los temas centrales de la Argentina", indicó.

Temas relacionados: