El presidente Alberto Fernández encabezó el acto por el cual se dio comienzo formalmente a una nueva etapa para la empresa metalmecánica IMPSA. Con la mayoría accionaria del Estado -con un aporte de alrededor U$S15 millones de dólares- la firma quedará prácticamente estatizada. Una empresa de 114 años de historia, que en la década del 80 ya era una jugador global y se impuso entre las tres o cuatro empresas líderes de la metalmecánica mundial, ahora está en manos del Estado.

Para dar comienzo a esta etapa llegó hasta la planta industrial del carril Rodríguez Peña el presidente, varios ministros del gabinete nacional, legisladores nacionales y autoridades provinciales encabezadas por el gobernador Rodolfo Suarez.

En un discurso breve y conciliador Alberto Fernández arrancó diciendo: "Es un día singular para mí. En los comienzos del 2000 ya tuve conocimiento de lo era IMPSA, quedé impresionado cuando la conocí, el nivel de tecnología con la que trabajaban ya en esa época. Luego cuando era jefe de Gabinete, tuve contacto con los dueños de la empresa cuando comenzaron a desarrollar proyectos de energía eólica".

Pasaron los años, me convertí en presidente, y me encontré con que IMPSA estaba en jaque. Por eso es muy importante lograr ordenar las cuentas de la empresa para que pueda seguir funcionando. En eso colaboramos todos", destacó Fernández.

impsa alberto fernandez2.jpg

Discursos conciliadores

En un tono componedor para limar asperezas políticas Fernández dijo: "Si hay un problema en Mendoza, hay un problema en la Argentina, por eso decidimos trabajar en conjunto. Es importante tenerlo en cuenta, lo que hacemos es en favor de la Argentina, perder a IMPSA hubiera sido una pérdida nacional. Por eso tenemos que tener en cuenta este modelo; con diferencias, pero podemos construir todos juntos".

A su turno el gobernador Rodolfo Suarez arrancó diciendo: "No nos costó ponernos de acuerdo. Hubo mucho sentido común, agradezco a todos los que hicieron posible este objetivo. Agradezco al ministro Wado de Pedro y al ministro Martín Guzmán. Esto muestra que en las situaciones importantes, somos capaces de ponernos de acuerdo para un proyecto en común".

En el acto Suarez formalizó que el director estatal por parte de la provincia que se sentará en el directorio de la empresa será Pablo Magistocchi, actual presidente de Emesa y un ex integrante de IMPSA.

Cuando habló el ministro de la Producción, Matías Kulfas que destacó la importancia de rescatar a la empresa para evitar su desaparición. Hay que garantizar la continuidad de las fuentes de trabajo. Durante 10 meses los accionistas el gobierno nacional y el provincial hemos trabajado por un objetivo común: una empresa que estuvo al borde de su desaparición hoy pueda resurgir".

Seguir leyendo