Rodrigo Zúñiga fue encontrado culpable por el crimen de Felipe Carrizo y condenado a prisión perpetua. Se trató del primer juicio por jurado que se realizó durante este 2020 en el Gran Mendoza. El crimen ocurrió en febrero de este año en Guaymallén, la víctima fue baleada por la espalda.

Un jurado popular integrado por 12 ciudadanos y ciudadanas encontró culpable Zúñiga del delito de homicidio agravado por alevosía. El joven de 23 años fue llevado ante la Justicia como único imputado del hecho. Tras la resolución del jurado, la Jueza Técnica, María Belén Renna, dictó la sentencia de prisión perpetua.

Te puede interesar...

Los fiscales Fernando Guzzo y Claudia Ríos presentaron como prueba un video de las cámaras de seguridad que registraron el momento del ataque. También se contó con las declaraciones testimoniales de dos testigos presenciales.

Tras cuatro jornadas de debate, el veredicto al que llegó el jurado determinó que el 5 de febrero de este año, cerca del mediodía, Zúñiga atacó desde una moto y con un arma “tumbera”, a Felipe Carrizo con un disparo por la espalda. La herida le provocó la muerte momentos después.

Crimen en Guaymallén

El 5 de febrero pasado, Felipe Carrizo se encontraba caminando por calles Delgado y Sarmiento, en el interior del barrio Belgrano, a un kilómetro de la casa donde vivía. En un instante, sin escucharse ni una palabra, pasó una moto por el lugar y le dispararon por la espalda. El joven murió a las pocas horas.

El presunto autor del ataque fue identificado como el Mojo por varios testigos que sabían que tenía problemas con la víctima fatal. Incluso el conductor de la moto declaró que llevaba a Rodrigo Zúñiga como acompañante pero jamás se imaginó que iba a cometer un asesinato.

El sospechoso fue detenido e imputado días después. La fiscal Claudia Ríos reconstruyó que el ataque fue por la espalda -fue filmado por una cámara de seguridad de un comercio-, sin aviso previo y sin darle chance de defenderse a Felipe Carrizo.