Policiales Miércoles, 26 de septiembre de 2018

Volvieron a absolver al Rengo Aguilera por las amenazas a su expareja

Ya se había llegado a este veredicto por el mismo hecho el año pasado, pero la Corte ordenó que se realice el juicio nuevamente.

Daniel Rengo Aguilera, el conocido ex jefe de la barrabrava de Godoy Cruz, está empatado con la Justicia provincial. De las tres ocasiones que se ha sentado en el banquillo de acusados por algún delito se podría decir que lleva una y media condenado y una y media absuelto. Este miércoles ocurrió esto último.

Es la segunda vez que lo consideran inocente por amenazar a su expareja. La primera ocasión fue el 13 de junio de 2017 cuando el juez Orlando Vargas lo condenó a 6 meses de prisión por haber golpeado a la mujer -lesiones leves- pero lo absolvió por el delito de amenazas.

Disconforme con la sentencia, la fiscal de Violencia de Género Mónica Fernández Poblet presentó una apelación y la Suprema Corte de Justicia le dio la derecha. El máximo tribunal de Justicia ordenó que se realice un nuevo debate pero para juzgar solamente las amenazas.

El nuevo juicio -el tercero que enfrenta Aguilera ya que en 2013 fue condenado a 2 años y medio de cárcel por abuso de armas- comenzó el 27 de julio pasado. El 13 de septiembre se realizaron los alegatos donde la fiscal solicitó una peña de 1 año de cárcel y la defensa pidió la absolución.

Esta vez el juez Marcos Pereira se inclinó por la última postura y absolvió a Aguilera. De esta forma, el ex barrabrava está "empatado" con la Justicia provincial y jamás ha sido condenado a delitos que por su gravedad contemplen cumplimiento de prisión efectiva.

Entonces, ¿por qué continúa privado de su libertad? La Justicia Federal tiene en sus manos una investigación que lleva varias fojas y que tiene sindicado a Aguilera como parte vital de una banda de narcotráfico. La investigación, que incluyó allanamientos y escuchas telefónicas, se inició cuando se encontraba en libertad, antes de ser denunciado por violencia de género.

De hecho, el Rengo Aguilera estuvo a pocos días de volver a las calles cuando estaba por cumplir los 6 meses de cárcel por las lesiones que le produjo a su expareja -la pena fue de cumplimiento efectivo porque tenía el antecedentes de la condena anterior-. Aproximadamente una semana antes, en varios allanamientos se encontraron pruebas fundamentales para el expediente que lidera el fiscal federal Fernando Alcaraz y finalmente fue imputado en la causa narco.