Nadia Navarro (24) mató a su novio Alejo Oroño (22) de una puñalada en el corazón. El joven, quien además era el padre de un niño de 18 meses junto a la asesina, murió al llegar al hospital. Los hechos se desataron tras una discusión y fueron registrados en video por la cámara de seguridad de un supermercado. La victimaria quedó detendida.

Nadia y Alejo eran pareja y padres de un niño de 18 meses. Familiares indicaron que ambos estaban separados, sin embargo habían ido a comer pizza a la casa de unos amigos, donde se habría desatado una discusión por motivos desconocidos.

Te puede interesar...

Alejo salió del domicilio y se dirigió hacia un kiosco que se encontraba en la esquina. La mujer salió en su búsqueda y comenzó a los gritos. Los ocasionales testigos dijeron, hasta ahora, no saber qué reclamaba la asesina debido a lo confuso de la situación.

Todo ocurrió alrededor de la medianoche de este viernes y fue registrado en video por la cámara de seguridad de un supermercado.

Hurlingham: discutió con su novio y lo mató de una puñalada en el corazón

En las imágenes se ve que ambos discuten. El joven intenta tener todo el tiempo las manos atrás para evitar cualquier tipo de agresión física hacia la mujer. Pero en un momento Nadia sacó un cuchillo y se lo clavó en el pecho, más precisamente, en el corazón. El joven se toma zona herida y retrocede, entonces la mujer se acerca a él y luego sale corriendo en dirección opuesta.

Un familiar de Alejo (sería un tío que trabaja en una remisería cercana) salió a la calle al escuchar la violenta discusión. Al ver a su sobrino herido, inmediatamente lo llevó a un hospital, donde murió minutos después de ingresar.

Gisela, familiar de la víctima fatal dijo que Alejo era un chico respetuoso y aseguró que ella lo insultaba y le pegaba. Aseguró que Nadia era muy violenta. Luego graficó: "tenían una relación muy difícil, pero nunca pensamos que podía suceder lo que sucedió".

La joven reveló que Alejo nunca realizó una denuncia porque pensaba que “no le iban a dar bolilla” y tenía vergüenza. “Una vez fue a la comisaría y no se la quisieron tomar. Después naturalizó lo que pasaba”, indicó Gisela.

Navarro fue indagada por el delito de “homicidio simple”, pero se negó a declarar.