Las imágenes son contundentes y para el fiscal no hay dudas que Lucas Talaguirre (26) intentó asesinar a un joven de 18 años. El joven recibió una dura imputación tras la agresión que habría protagonizado en la madrugada del domingo pasado en San Rafael que terminó con la víctima internada en delicado estado.

El fiscal departamental Javier Giaroli decidió acusar a Talaguirre bajo el delito de homicidio simple en grado de tentativa, es decir, que quiso quitarle la vida a Esteban Ain Soto (18). Ahora arriesga una pena que podría llegar hasta los 12 años de cárcel.

Seguir leyendo

Mientras tanto, el adolescente continúa hospitalizado en delicado estado tras sufrir fractura y hundimiento de cráneo. Si bien está consciente, perdió la movilidad de la mitad del cuerpo y presenta problemas para expresarse. Además, los médicos cruzan los dedos para que no se genere un coágulo cerebral, lo que agravaría la salud de Ain Soto.

En tanto que la pareja de Lucas Talaguirre, testigo presencial del brutal ataque, recuperó la libertad ya que la propia madre de la víctima dijo que la mujer intentó frenar a su novio de la agresión pero no lo logró.

Agresión en San Rafael

El hecho ocurrió minutos después de las 3 en calle Isaac Espínola, de San Rafael. La investigación tuvo una rápida reconstrucción gracias a una cámara de seguridad de un local de venta de baterías que captó todo. Según las imágenes, Lucas Talaguirre protagonizó una violenta discusión con su pareja.

Dos jóvenes y una chica intentaron detener el hecho. Lucas Talaguirre quiso golpearlos con una barra de madera y los amenazó hasta que se retiraron de lugar. Luego continuó el forcejeo con su novia.

Esteban Ain Soto, que trabaja como sereno a pocos metros, intervino en el hecho de violencia de género. Llegó corriendo y quiso salvar a la chica de su agresor. Pero se terminó llevando la peor parte ya que recibió un duro golpe por parte de Talaguirre, cayó inconsciente. Pese a que estaba indefenso en el suelo, el agresor volvió a golpearlo en el cráneo.

Luego, Talaguirre y su pareja se retiraron de lugar. En la imagen se ve que el joven de 26 años tenía en su mano una especia de hacha.

Tras ser individualizado por personal policial, la Policía realizó un allanamiento en su casa ubicada en calle Magallanes. Talaguirre no estaba pero sí su abuela, quien accedió a que le revisaran el teléfono. En el celular había una llamada a una empresa de taxis, donde los investigadores se comunicaron y recibieron la información sobre un viaje desde ese lugar hasta otro domicilio cerca de las 4.15.

Ese último lugar es donde vive la novia de Talaguirre. Allí encontraron al sospechoso que tenía puesta la misma remera que se puede observar en la imagen de la agresión.