Se conocieron los audios

Uno de los comisarios detenidos por el crimen de Lucas se declaró inocente

Uno de los comisarios detenidos por el encubrimiento del crimen de Lucas González, el adolescente asesinado por efectivos de la Policía de la Ciudad, se declaró inocente

Por UNO

Uno de los dos comisarios de la Policía de la Ciudad detenidos este domingo como acusados del encubrimiento del crimen de Lucas González, el adolescente asesinado de un balazo por personal de esa fuerza de seguridad en noviembre pasado en el barrio porteño de Barracas, se declaró inocente ante la justicia este lunes y seguirá preso, mientras que el otro será indagado este martes, informaron fuentes judiciales.

Por su parte, Cinthia, la madre de la víctima, dijo este lunes que le dan "asco" los audios que comprometen a los policías imputados de encubrir el asesinato, que están "enfermos" y actuaron como "una mafia".

Según las fuentes judiciales, este lunes fue indagado el comisario Rodolfo Ozán, jefe de la Comisaría Vecinal 4A, quien fue detenido este domingo por orden del juez Martín Del Viso y por pedido del fiscal Leonel Gómez Barbella.

El acusado negó los cargos en su contra y no respondió a las preguntas del fiscal ni del juez, tras lo cual seguirá detenido por el encubrimiento del crimen.

A su vez, la indagatoria del comisario inspector Daniel Santana, jefe de la zona correspondiente a Barracas y que fue apresado junto a Ozán, se pospuso para este martes, dijeron los informantes.

Para ordenar estas dos nuevas detenciones, la Justicia se basó en elementos que surgieron de una serie de escuchas telefónicas en la que uno de los policías reconoció que habían cometido "un mocazo".

"Fabi: ¿Qué pasó, Rodo? ¿se mandaron un moco?; -Rodo: un re mocazo boludo, aparentemente eh... sí", se dijo en la primera parte de la conversación entre el comisario Fabián Alberto Du Santos -también detenido por encubrimiento-, y Ozán, de acuerdo al requerimiento de la fiscalía al que accedió Télam.

Luego, Ozán le solicitó a su interlocutor: "Que vaya y busquen lo tenga que buscar para justificar esto".

En la conversación, Ozán se refiere a las circunstancias en la que fue baleado Lucas y le dice a Du Santos: "El tiro está de atrás hacia delante" y "le voló el frasco..." en referencia a que había impactado en la cabeza del adolescente cuando iba en el automóvil con tres amigos y fue perseguido por tres efectivos de la Brigada de Investigaciones de esa comuna, que se encuentran detenidos.

Los ESCALOFRIANTES AUDIOS de los policías tras el ASESINATO de Lucas González

"Yo ahora le llamo, lo llamo a Santana ehh...porque no lo llamas al perro y le decís que venga a para emprolijar esta cagada, si quiere...", pidió Ozán respecto al otro comisario detenido en las últimas horas en la causa por el encubrimiento del hecho.

"Escuchar decir que le 'volaron el frasco' a mi hijo es terrible porque él era un bebé todavía. Le volaron el frasco a mi vida, porque él era mi vida", sostuvo este lunes Cinthia, con la voz entrecortada.

Y se preguntó si estos policías imputados "¿no tienen hijos?, ¿no tienen hermanos?, ¿no tienen familia?, ¿no se ponen en el lugar del otro?".

"No me entra en la cabeza tanta maldad. Son unos enfermos. Que no se mueran, pero que vayan a la cárcel y no salgan nunca más", señaló la mujer, quien consideró que los policías involucrados "son una mafia", aunque aclaró que no todos los efectivos actúan así.

"Confío en la juez, en la justicia, en el abogado, en el fiscal. Es lo único que me va a dar un poquito de paz. Pero, ¿quién me devuelve a mi hijo? Nadie", indicó Cinthia.

La madre de Lucas afirmó que no le tiene "miedo a nada", que no pidió custodia y que "si tienen que caer todos, que caigan".

CINTHIA, MAMÁ de LUCAS GONZÁLEZ, sobre los AUDIOS

Por el homicidio calificado de Lucas y la tentativa de homicidio calificada de sus tres amigos están procesados con prisión preventiva los efectivos de la Policía de la Ciudad Juan José Nieva, Fabián López y Gabriel Issasi.

Mientras que por el encubrimiento están también con prisión preventiva los comisarios Juan Romero y Du Santos, el subcomisario Roberto Inca, el inspector Héctor Cuevas y las oficiales Micaela Fariña y Lorena Miño, quienes afrontan otros cargos como "falsedad ideológica, encubrimiento agravado, privación ilegal de la libertad agravada y vejaciones".

Además, el subcomisario Ramón Jesús Chocobar, y los oficiales Sebastián Baidon, Jonathan Alexis Martínez, Ángel Darío Arévalos y Daniel Rubén Espinosa, todos de la Comisaría Vecinal 4A de la Policía de la Ciudad, fueron apresados el domingo de la semana pasada por "encubrimiento agravado, privación ilegal de la libertad agravada y falsedad ideológica".

Te puede interesar Una mujer embarazada mató de un tiro a un evadido de una cárcel

El asesinato de Lucas González, de 17 años, sucedió cerca de las 9.30 del 17 de noviembre, cuando la víctima y tres amigos de su misma edad salieron de entrenar del club Barracas Central a bordo del automóvil Volkswagen Suran del padre de uno de ellos y se detuvieron en un kiosco situado en Iriarte y Luna, para comprar un jugo.

Luego fueron interceptados por un auto Nissan Tiida de la Brigada de Investigaciones de la Policía de la Ciudad sin patente ni signos de ser policial, del que bajaron tres efectivos armados y sin identificarse.

Te puede interesar Prisión preventiva para nueve policías por un asesinato en una comisaría

De acuerdo con las pruebas recabadas, los adolescentes creyeron que eran ladrones que iban a robarles, por lo que huyeron del lugar, momento en que los policías les dispararon desde distintos ángulos.

Al menos cinco tiros dieron en el auto y uno de ellos impactó en la cabeza de Lucas, quien tras ser atendido de urgencia en un hospital porteño fue trasladado y murió horas después en el hospital "El Cruce" de Florencio Varela.