Policiales Jueves, 21 de diciembre de 2017

Uno de los Wachos Atrevidos estaba a días de ir a la cárcel y creen que apuñaló a su exnovia

El joven de 20 años había sido condenado el jueves pasado, pero continuaba con prisión domiciliaria. Su expareja aseguró que la apuñaló en el brazo. Ahora quedó detenido.

Estaba con prisión preventiva. Fue condenado a varios años de prisión. Antes de ir a la cárcel, apuñaló a su expareja. Ahora deberá afrontar otro proceso penal. Esta es la reconstrucción de los hechos que las autoridades realizaron sobre uno de los integrantes de la banda lasherina conocida como Wachos Atrevidos, quien fue capturado en la tarde de este lunes.

La novedad surgió cerca de las 14, cuando una joven de 20 años ingresó al Hospital Carrillo con una herida de arma blanca en su antebrazo izquierdo. La joven aseguró ante el personal médico que su expareja y padre de su hija había acudido hasta su casa, en el barrio Juncal de Las Heras, y la agredió luego de una discusión.

El joven fue identificado como Brian Leandro Díaz, quien también tiene 20 años y la semana pasada había protagonizado un proceso judicial en Tribunales. El jueves pasado fue encontrado culpable de distintos delitos junto a su hermano Luciano Matías Pereyra Díaz (23) y otro integrante de la banda, Emir Harba (24).

Los últimos dos fueron condenados a 3 años de prisión en suspenso, tal como había solicitado la fiscal de cámara Daniela Chaler. Pero Brian Díaz recibió 7 años y medio ya que fue encontrado culpable en dos causas de robo agravado por uso de arma de fuego y una de encubrimiento -la magistrada había pedido 12 años-.

Díaz se encontraba con prisión domiciliaria y, pese a que la pena que recibió no es excarcelable, continuaba con ese beneficio ya que todavía no se publican los fundamentos del fallo y no se ha determinado si la condena está firme -puede apelar la defensa-. Fuentes judiciales comentaron que la situación penal del joven todavía estaba en la Sexta Cámara del Crimen y no se le había dado intervención a un juez de Ejecución Penal.

Tras la denuncia de su expareja, autoridades del Servicio Penitenciario se dirigieron hasta el domicilio de Díaz, quien tenía colocada su pulsera de GPS, y lo detuvieron. Luego fue trasladado a la Comisaría 16.

En un principio la causa estuvo en manos del fiscal de Homicidios Horacio Cadile porque estaba caratulada como tentativa de homicidio agravado, pero luego fue pasado a la Unidad Fiscal de Violencia de Género.

La investigadora Mariana Pedot espera los informes médicos para determinar si le debe imputar lesiones leves o graves, acorde al tiempo de curación que deba padecer la víctima, quien no quiso declarar formalmente en el expediente. Fuentes ligadas al caso anticiparon que una vez que sea formalizado, el joven pasará a la cárcel.

De esta forma quedará encarcelado tal como ha pasado con sus padres -ambos reconocidos narcotraficantes de Las Heras- y otro de sus hermanos -condenado por un homicidio-.

Más noticias