Una investigación por un abuso sexual en Guaymallén que sufrió una niña de 12 años a fines de 2020 desembocó en un embarazo de la víctima. El caso tiene un sospechoso detenido pero en los últimos días el cotejo genético con el bebé recién nacido dio resultado negativo. De todas formas, continuará preso e investigan si la menor de edad también fue víctima de otro agresor sexual.

Rosario Farfán Urzagaste (59) está detenido desde mediados de agosto e imputado por abuso sexual con acceso carnal -de 6 a 15 años de cárcel-. La acusación sostiene que violó a una niña de 12 años que vive en una finca cerca de su domicilio, en la localidad de El Sauce. Sin embargo, la defensa solicitó el recupero de libertad con una prueba que consideraron clave: un estudio de ADN negativo.

Seguir leyendo

Es que la víctima del vejamen quedó embarazada y le practicaron una cesárea. Lógicamente, la fiscal de Delitos Sexuales, Virginia Rumbo, ordenó realizar el cotejo entre el recién nacido y Rosario Farfán. Sin embargo, el laboratorio determinó que el sospechoso no es el padre de la criatura, por ende, no fue el autor del abuso sexual. O al menos, de esa violación en concreto.

Sin embargo, la fiscal dictaminó que el imputado siga detenido y así también lo entendió el juez Sebastián Sarmiento. Fuentes judiciales detallaron que el expediente tiene otras pruebas convincentes como los relatos que ha realizado la víctima y otros testimonios que son coincidentes en que Rosario Farfán abusó a su vecina de 12 años -ver más abajo-.

Sosteniendo esa versión, ahora los investigadores están tratando de dar con la identidad de otra persona que también habría violado a la pequeña y fue entonces quien la dejó embarazada.

Abuso sexual en Guaymallén

En los primeros meses de 2021 un llamado anónimo que graficó la situación en la cual vivían un grupo de hermanitos menores de edad en una finca ubicada sobre calle Aristóteles. La denuncia explicó que los pequeños están a cargo de su padrastro ya que fueron abandonados por su madre y estaban en una situación vulnerable. El Equipo Técnico Interdisciplinario (ETI) comenzó a intervenir en la situación y logró entrevistar a una vecina de la finca. La mujer explicó que un día invitó a los hermanitos a su casa para darles de comer y notó que una nena de 12 años estaba decaída. Mayor fue la sorpresa cuando notó que tenía una pequeña panza de embarazo.

Embed

La víctima no quería hablar sobre lo sucedido, pero los profesionales del Programa Provincial de Maltrato Infantil (PPMI) hicieron un paciente abordaje donde la menor terminó confesando que había sido abusada sexualmente por el "Viejo Farfán". El padrastro de la víctima también declaró y aseguró que un día, entre noviembre y diciembre pasados, vio a este hombre salir de su finca de manera sospechosa.