Flavio Berguecio (39) zafó de estar nuevamente acusado por un asesinato. El hombre que apuñaló a su tía de 72 años en Las Heras, a pocos años de cumplir una pena por un crimen, irá a juicio pero acusado solamente por el asalto. Un juez determinó que no tuvo intención homicida en el ataque que perpetró en septiembre pasado.

La defensa del sospechoso no ha discutido que fue la persona que ingresó a la casa de María Estela Quiroga, que la hirió con un arma blanca y que le sustrajo una cartera con dinero en efectivo. La estrategia se centró buscar cambiar la calificación del hecho y este jueves tuvieron éxito en una audiencia judicial.

► TE PUEDE INTERESAR: Un caso de explotación sexual de menores en Las Heras terminó con una mujer detenida y 6 niños rescatados

El fiscal del caso, Carlos Torres, había solicitado la elevación a juicio por tentativa de homicidio criminis causa y femicidio, es decir, que Bergecuio intentó asesinar a su tía para garantizar la impunidad del robo y mediando violencia de género. Estos delitos contemplan penas de 10 a 15 años de cárcel.

Pero el defensor oficial Rubén Castro consideró que el caso debe ser calificado como un robo agravado por el uso de arma impropia. El letrado planteó que el sospechoso no tuvo intención de asesinar a la mujer ya que las lesiones que le propinó con el cuchillo tramontina fueron superficiales. De hecho consideró que la víctima tenía 72 años y estaba reducida en el suelo por lo que si quería matarla lo hubiera concretado sin mayor resistencia.

Por esa misma teoría se inclinó la jueza Miriam Núñez quien aceptó el cambio de delito y elevó la causa a juicio bajo esa calificación. Fuentes judiciales detallaron que el caso podría resolverse en un juicio abreviado donde Berguecio asuma formalmente su autoría en el ataque y reciba una pena de entre 3 y 10 años de cárcel.

Flavio Berguecio.jpg
Berguecio está acusado por el crimen en Las Heras.

Berguecio está acusado por el crimen en Las Heras.

Robo en Las Heras

El 25 de septiembre pasado, cerca de las 8, Flavio Berguecio fue a visitar a su tía María Estela Quiroga. Tocó la puerta del domicilio ubicado en calle Castellanos, le dijo que estaba buscando trabajo en las cercanías y como le habían postergado la reunión decidió matar el tiempo mientras desayunaba con ella. Nada más alejado de la realidad, dos horas después fue sorprendido por la mujer cuando revisaba su cartera.

Según sostiene la acusación, Berguecio la redujo rápidamente, le tapó la boca, le puso un cuchillo de cocina en el cuello y luego le produjo algunos cortes en el abdomen. Finalmente tomó el dinero en efectivo y huyó del lugar.

No es la primera vez que el hombre cometía un delito grave. En 2008 fue condenado a 17 años de prisión por un robo seguido de muerte ya que un año antes enfrentó al sereno de una playa de estacionamiento ubicada en calle Barcala, de Ciudad. Berguecio lo asesinó y se terminó llevando dinero en efectivo y el celular. A mediados de 2018, habiendo cumplido dos tercios de la sentencia, Berguecio accedió a la libertad condicional.