Por segunda vez en sus 39 años, Flavio Berguecio está acusado de un hecho policial de mucha gravedad. El hombre está detenido ya que creen que apuñaló a su tía de 72 años para robarle en su domicilio ubicado en Las Heras. Hace pocos años el hombre había recuperado la libertad en forma condicional tras cumplir la mayor parte de una condena por otro asalto y asesinato.

El crimen en Las Heras ocurrió el 25 de septiembre pasado, cerca de las 8, en el domicilio de María Estela Quiroga ubicado en calle Castellanos. Según sostiene el fiscal de Homicidios Carlos Torres, su sobrino Flavio Berguecio fue a visitarla con la excusa de que se había dirigido al barrio para realizar un trabajo en una vivienda, pero como le cambiaron el horario laboral quería desayunar con la mujer.

Seguir leyendo

Embed

Dos horas después, tras haber compartido la comida con la jubilada, el hombre procedió a retirarse. A mitad del camino le dijo a su tía que se había olvidado el barbijo, por lo que la víctima comenzó a buscarlo por la casa. La acusación sostiene que en ese momento, Flavio Berguecio tomó por la espalda a Quiroga, le tapó la boca y la apuñaló en reiteradas ocasiones en el abdomen y en el cuello con un cuchillo de cocina. Luego huyó del lugar con una cartera que tenía dinero en efectivo y con el arma homicida.

La víctima logró sobrevivir al ataque ya que si bien sufrió 7 lesiones de armas blanca, ninguna tuvo la profundidad suficiente para quitarle la vida.

Este miércoles, el fiscal Carlos Torres solicitó la prisión preventiva contra el sospechoso del crimen en Las Heras, quien está imputado por el delito de tentativa de homicidio criminis causa. Es decir, para el magistrado, Berguecio apuñaló a su tía con el fin de matarla para garantizar la impunidad del robo. Arriesga una pena de 10 a 15 años de cárcel.

Flavio Berguecio 2.jpg
Crimen en Las Heras: creen que Flavio Berguecio apuñaló a su tía para robarle.

Crimen en Las Heras: creen que Flavio Berguecio apuñaló a su tía para robarle.

Pero no es la primera vez que se enfrenta a una acusación similar. A mediados de 2008, Flavio Berguecio fue condenado a 17 años de prisión por un robo seguido de muerte -en ese juicio zafó de la prisión perpetua-. Un año antes, el 27 de mayo de 2007, se dirigió en un remis hasta una playa de estacionamiento ubicada en calle Barcala al 77, en Ciudad. El hombre había trabajado en el lugar. Enfrentó al sereno en una pelea donde le terminó quitando la vida y se terminó llevando dinero en efectivo y el celular de la víctima fatal, según informó en su momento diario El Sol. Con ese teléfono le pagó al remisero que lo espero a algunos metros del predio y lo llevó de regreso hacia otro lugar.

Embed

Incluso la playa de estacionamiento se incendió tras explotar una garrafa de gas, lo que afectó a 16 vehículos que estaban en el lugar. Sin embargo, en el juicio no se pudo probar que fue el asesino quien generó el fuego y por eso no sufrió una condena más grave. A mediados de 2018, habiendo cumplido dos tercios de la sentencia, Berguecio accedió a la libertad condicional.