"No me mates, no me mates que tengo hijos", suplicó el policía Carlos Pavéz a Roberto Cruz, alias El Sapo, mientras lo apuntaba en la cabeza con un arma de fuego en la madrugada de este martes. Poco después, cayó al suelo y murió tras recibir dos disparos en el enfrentamiento a tiros ocurrido con los efectivos en la puerta de la casa de su ex pareja, en San Rafael, a quien también amenazó de muerte.

Fue en el violento hecho ocurrido en calle Suipacha 740, de San Rafael, desde donde una mujer llamó al 911 porque su ex pareja golpeaba la puerta de su casa y amenazaba con matarla, a pesar de tener una restricción de acercamiento. Incluso, a su propia hija, de unos 15 años, que estaba con su madre, le mandó una foto de un arma de fuego y le dijo: “Esto es para el guachín del novio de tu mamá”.

Seguir leyendo

Eran cerca de las 4.40 de este martes, cuando dos policías llegaron al lugar y vieron al hombre que estaba furioso mientras golpeaba la puerta de la casa de su ex pareja.

Roberto Cruz, más conocido en la zona como El Sapo, no había visto a los efectivos, hasta que uno de ellos avisó por radio que ya estaban en el lugar. Hasta ese momento no habían advertido que el hombre estaba armado, pero en un rápido movimiento se dio vuelta y les disparó.

El policía Pavéz, de 40 años, cayó herido, y su compañero corrió unos 10 metros mientras se defendía de los disparos que le efectuaba El Sapo.

El herido estaba en el suelo boca abajo. El Sapo Cruz se lanzó sobre él, le puso su arma de fuego en la cabeza y amenazó con matarlo. Le dijo que le entregara su arma, pero Pavéz le dijo que se le había caído y no sabía dónde estaba.

Mientras, Jonathan Garro, de 30 años, también fue amenazado por El Sapo: “Tirá tu arma o te lo mato”, le dijo. El auxiliar se arrodilló, se persignó, y lanzó su arma reglamentaria. Pavéz le dijo: “No me mates, no me mates que tengo hijos”.

El delincuente soltó al efectivo, se levantó, agarró el arma del compañero y con esa arma le pegó en la cabeza y le robó el celular.

Los voy a matar. Ustedes no saben quién soy yo. Soy el Sapo”, expresó el agresor quien, según indicaron, estaba muy eufórico y fuera de sí. Con las dos armas de fuego salió hacia la calle, y pocos metros después se desplomó en el suelo.

Inmediatamente, Garro, que estaba arrodillado, se levantó, pateó lejos las armas de fuego, y alertó al 911 que había un policía y un civil heridos.

Cuando llegó el móvil que iba en apoyo, cargaron a Pavéz en la parte de atrás y lo llevaron al Hospital Schestakow, donde ingresó directo a quirófano y tuvo que ser operado.

A los pocos minutos una ambulancia del Servicio de Emergencias Coordinado llegó y un médico constató la muerte de El Sapo Cruz.

Varios vecinos fueron testigos de este hecho, quienes fueron llevados a declarar a la Oficina Fiscal de San Rafael para esclarecer el hecho.

Temas relacionados: