Tiene 19 años y las denuncias en su contra por abuso de menores se siguen acumulando. Los escraches en las redes sociales del Valle de Uco también. Así y todo, en los últimos días logró obtener el beneficio de la prisión domiciliaria. En los últimos días de septiembre, tras varios meses de investigación, el joven oriundo de Tunuyán fue detenido –se reserva su identidad para no develar la de las víctimas-. La declaración de su hermanastra, quien hoy tiene 5 años, fue contundente.

Detrás del vidrio espejado de la cámara Gesell y con asistencia psicológica, la niña relató cómo su hermanastro la obligaba a practicarle sexo oral un par de años atrás. Esta prueba es vital ya que no hay forma de comprobar físicamente el posible vejamen.

Te puede interesar...

El fiscal del caso, Jorge Quiroga, imputó al adolescente por abuso sexual con acceso carnal agravado y lo mandó al penal. Sin embargo, la defensa presentó una apelación con la cual salió algo victoriosa este martes.

La jueza Gabriela Urciuolo accedió al pedido de prisión domiciliaria basada en un informe psicológico sobre el imputado que avalaba esta medida. Todo esto a pesar que en la casa donde quedará arrestado vive un niño, quien es hijo de su hermana, según comentaron fuentes judiciales.

El próximo paso en el expediente será realizar una serie de pericias psiquiátricas y psicológicas en la menor de edad. El objetivo será determinar si su relato es creíble o si está guionado. Claro que será la otra prueba clave en la causa.

Abuso de menores

El que tiene a su hermanastra como víctima no es el único expediente que apunta contra el joven de Tunuyán, aunque sí el que más lo complica. Existe otra denuncia por un abuso sexual contra una prima hermana. El modus operandi y la edad de la víctima son similares. En este hecho todavía no hay evidencias suficientes para imputarlo, hasta el momento.

Por último, también hay una causa radicada en la Unidad Fiscal de Menores ya que la denuncia apunta a un vejamen que cometió cuando era menor de 18 años, según trascendió.