Policiales Martes, 3 de abril de 2018

Suspendieron e imputaron a un policía acusado de cobrar una coima

Un auxiliar fue detenido en el Parque San Martín tras presuntamente recibir $160 de parte del conductor de una camioneta.

En una situación complicada ha quedado el policía que en la noche del viernes fue detenido por presuntamente recibir una coima de un automovilista. El acusado recuperó la libertad, pero antes fue imputado y ha sido suspendido provisoriamente en la fuerza. Ocurrió en el parque General San Martín.

Alrededor de las 23 de esa jornada, en la zona de la avenida San Francisco de Asís y el puente San Vicente, dos efectivos de la Unidad Parque se encontraban realizando uno de los tantos controles de rutina a vehículos en un fin de semana largo, en el cual se intensificaron estas medidas. La novedad surgió luego de que uno de los uniformados observara el momento en que su colega se guardaba dinero en el pantalón que, interpretó, era de una coima.

El policía testigo fue e increpó al sospechoso, y acto seguido se comunicó con sus superiores para ponerlos en conocimiento. Minutos después un par de móviles con efectivos llegaron para intervenir.

El denunciante hizo su declaración, tras lo cual se procedió a requisar al acusado. Se trata del auxiliar principal Carlos Reyes (42), a quien en el bolsillo delantero de su pantalón le encontraron $160, suma que estaba apartada de su billetera.

Se decidió detener al policía y se lo trasladó a la Oficina Fiscal 2, en donde quedó alojado hasta el domingo. Sobre la base de las pruebas y la declaración del testigo, se lo imputó por exacciones ilegales agravadas, delito contemplado en el artículo 266 del Código Penal. Hace referencia al funcionario público que, abusando de su cargo, solicitare, exigiere o hiciere pagar o entregar indebidamente, por sí o por interpuesta persona, una contribución, un derecho o una dádiva o cobrase mayores derechos que los que corresponden.

Luego de ser imputado y tras una serie de formalidades, Reyes fue liberado. Sin embargo, la investigación recién comienza y se espera que hoy se tenga una prueba importante para avanzar.

A manos de los pesquisas llegará el desgrabado de la cámara de seguridad más cercana en la zona donde ocurrió el hecho. A partir de este material esperan dilucidar cuál fue el proceder del policía e identificar al vehículo que estaba controlando. Esto último servirá para que el propietario del rodado se presente a declarar y aporte su versión. El efectivo que denunció sostuvo que es una camioneta blanca, posiblemente una Volkswagen Amarok o Ford Ranger.

No ha trascendido si el uniformado le pidió el pago de una coima al conductor o si éste la ofreció, y si fue por alguna irregularidad en la camioneta o en la documentación.

Sumario interno

Más allá de lo penal, a Carlos Reyes ya le iniciaron un sumario administrativo en la Inspección General de Seguridad (IGS), que se encarga de controlar el accionar de los policías y sancionar si es que corresponde.

Este auxiliar principal fue pasado a pasiva, es decir quedó suspendido en su trabajo mientras se desarrolla la investigación en su contra. Además, le quitaron el arma reglamentaria y la credencial y pasa a cobrar la mitad de su sueldo.

Para la semana que viene está citado a declarar en la IGS, cuando podrá defenderse y presentar las pruebas que considere pertinentes.

En algunos casos el mal desempeño de un policía puede derivar en su cesantía de la fuerza.

Se conoció que Reyes ya tenía un sumario abierto por otro hecho, aunque todavía no ha sido tratado. Aclararon que este antecedente no está relacionado con coimas sino que es por otra situación.

1 a 4 años de prisión tiene el delito de exacciones ilegales e inhabilitación especial de uno 1 a 5 años para el funcionario público que las cometa.