Policiales Martes, 10 de abril de 2018

Sobreseyeron al taxista acusado de matar a un ladrón en Luján de Cuyo

Ocurrió en agosto del año pasado. El hombre quedó totalmente desvinculado del expediente por tratarse de un caso de legítima defensa.

Luego de ocho meses de estar sometido a una investigación penal, un taxista quedó totalmente desvinculado de la causa por el asesinato de un joven. Los pesquisas reconstruyeron que se trató de un caso de legítima defensa.

Este martes se realizó un audiencia ante el juez de Garantías, Marcos Pereira. Allí concurrió el acusado, su representante legal y el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello. Este último había solicitado que el hombre sea sobreseído en el expediente, ya que la figura de la legítima defensa no contempla pena alguna.

Al no haber abogado querellante -por parte del fallecido-, no hubo mayores contratiempos y el juez el dio la derecha al fiscal Pirrello. Ahora, el hombre quedó totalmente desvinculado al expediente penal que será archivado.

El sujeto -se reserva su identidad por motivos de seguridad- se encontraba imputado desde el momento del crimen. El hecho de sangre ocurrió el 7 de agosto pasado en el barrio Alto Luján, cuando el cadáver de Federico Cáceres (25) fue hallado cerca de las 8.

A pocas cuadras encontraron un taxi abandonado. Los investigadores comenzaron a cruzar datos y detectaron que el propietario había denunciado un intento de asalto pocas horas atrás. En un allanamiento realizado en Guaymallén lograron detenerlo y secuestrar un arma de fuego.

Las primeras horas fueron complicadas para el taxista. Estuvo privado de su libertad ya que algunos puntos de la investigación no cerraban. Primero que había dejado abandonado el cuerpo, el vehículo y no notificó al 911. Esto hizo suponer que el motivo del homicidio había sido otro.

Con las distintas pruebas que se fueron recabando y la propia declaración del sospechoso, todo quedó más claro para el fiscal Pirrello que ordenó su libertad al día siguiente. El trabajador aseguró que no sabía que hirió con un disparo al asaltante durante en el enfrentamiento y explicó que no notificó a las autoridades inmediatamente porque tenía miedo de que lo procesaran por tener un arma de fuego -pese a que tenía los papeles reglamentarios-.

Lo cierto es que esa línea investigativa se terminó de confirmar -otra pista es que el taxista tenía signos de haberse defendido de un ataque con arma blanca- y el fiscal Pirrello decidió sobreseerlo de la causa.