Policiales Sábado, 18 de agosto de 2018

Secuestran 5.000 autopartes y se llevan preso al encargado

El negocio tenía antecedentes y un ex empleado condenado. Imputarán al dueño, que no se presentó a la fiscalía

La Justicia de Mendoza asestó el viernes un duro golpe a la comercialización ilegal de autopartes, tras vaciar literalmente un negocio de venta de este tipo de artículos en Guaymallén, el que según las autoridades estaba violando toda las disposiciones administrativas y penales que regulan la actividad.

Fue la Unidad Fiscal de Sustracción de Automotores y numerosas reparticiones del Gobierno provincial las que secuestraron 5.183 autopartes usadas, en un negocio ubicado en avenida Gobernador Ricardo Videla 2349 (Costanera) y Matienzo en Guaymallén, cuyo nombre comercial es Alameda Autopartes.

Le cayeron con todo el peso de la ley en un operativo en el que participaron el Ministerio de Seguridad, la Administración Tributaria Mendoza (ATM), la Subsecretaría de Trabajo, el Ministerio de Trabajo de la Nación, la Dirección de Defensa del Consumidor, el Instituto de Desarrollo Comercial (IDC) y la Municipalidad de Guaymallén,

Además se llevó preso al empleado del lugar, un joven veinteañero, quien quedó detenido por la comisión de al menos dos delitos del Código Penal. Si estaba contratado de modo legal o ilegal también se investiga.

La fiscalía también va a imputar al propietario del comercio -su identidad no ha trascendido aún-, quien no estaba allí ni tampoco se ha presentado a la Justicia.

El fiscal investigará ahora si las autopartes secuestradas provienen de vehículos robados. ¿Cómo lo hará? En el procedimiento "incautamos 200 computadoras de a bordo que ahora tenemos que llevar a un servicio oficial donde extrayendo la información que poseen nos revelará a qué automóviles pertenecen y podremos detectar si están pedidos por robo o terminaron en el desguace por otra razón".

Parte de lo secuestrado este viernes en Las Heras.
Parte de lo secuestrado este viernes en Las Heras.

Reincidentes

No es la primera vez que el dueño de ese local comercial y sus empleados pasan por este trance.

Hace no mucho, el encargado anterior del mismo negocio fue detenido y condenado a tres años de cárcel por vender allí autopartes, lo que está prohibido por ley.

Al propietario también estuvieron a punto de condenarlo pero esa sentencia se ha demorado por una serie de recursos presentados por la defensa, por lo que está a la espera de resolverse.

La lucha contra el robo diario de automóviles no solo se libra en las calles. Un aspecto crucial es el ataque al circuito comercial de piezas, a cuyos mostradores llegan los componentes de cientos de autos que antes han sido sustraídos y luego desarmados para su comercialización en el mercado negro.

Esta estrategia fue la que desarmó la fiscalía el viernes pasado vaciando literalmente el negocio.

La venta de autopartes está fuertemente regulada por la ley 25761, prohibida para la mayoría de los componentes y castigada con pena de cárcel a quienes violen la norma.

El fiscal Mauro Perassi, quien capitaneó el procedimiento, precisó a Diario UNO la situación con que se encontró: "El lugar no cumplía con ninguno de los requisitos para vender autopartes y además estaba comercializando una gran cantidad, y la venta está prohibida".

El funcionario explicó: "La ley dice que hay tres condiciones que cumplir para poder vender autopartes". Y detalló: "Primero, que el proveedor debe ser un desarmadero habilitado, que esté inscripto en el registro único nacional que regula la actividad. Segundo, las autopartes para la reventa deben ser solo las autorizadas por la ley, que en total son 30. Por ejemplo, el motor se considera una sola autoparte.

Todas deben tener un sticker numerado que indica la procedencia legal. Tercero, el comercio que le compra autopartes usadas al desarmadero y las revende también debe estar habilitado para esta actividad específica".

Recalcó que la reventa de las autopartes usadas que no están en el listado está prohibida y deben ser destruidas por razones de seguridad.

El fiscal Perassi sintetizó: "En este lugar no se cumplía ninguno de los tres requisitos, por eso se secuestró todo lo que estaba y detuvimos al encargado, quien ya fue imputado por el delito de encubrimiento y la violación de la ley 25761".

Más noticias