Se hacía pasar por proxeneta. Contactaba a mujeres por redes sociales y les ofrecía una abundante cantidad de dinero por una noche de prostitución. Luego simulaba ser el cliente y tomaba los servicios sexuales. Finalmente, nunca les pagaba. Varias veces hizo lo mismo hasta que comenzó a ser investigado y finalmente fue detenido en Godoy Cruz e imputado en los últimos días.

La investigación que se radicó hace unos meses en la Unidad Fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual llegó a buen puerto el martes pasado con la detención del sospechoso, un joven de 29 años oriundo de Perú, cuando estaba con una víctima menor de edad en un hotel. La captura incluyó una persecución policial por Godoy Cruz. El sujeto -se reserva su identidad por pedido judicial- quedó a disposición de la fiscal María de las Mercedes Moya que lo imputó por promoción y facilitación a la prostitución -de 4 a 6 años de cárcel-.

Seguir leyendo

Fuentes policiales detallaron que se han detectado al menos tres casos similares del sospechoso desde el año pasado. Su modus operandi era contactar a mujeres a través de perfiles apócrifos en la red social Facebook. El sujeto simulaba ser una mujer y les ofrecía a las víctimas una suma abultada de dinero por una noche de prostitución. Las mujeres decían que no, ya que se trataba de jóvenes que no se dedicaban a ofrecer servicios sexuales, pero finalmente la falsa proxeneta iba subiendo la remuneración hasta convencerlas.

La supuesta proxeneta les decía el lugar y hora para reunirse, que generalmente era en turnos nocturnos de hoteles. Al lugar llegaba el cliente -que en realidad era el mismo hombre que simulaba contratar a las mujeres-, tomaba el servicio sexual y aseguraba que ya le había pagado a la proxeneta. Cuando las víctimas finalizaban su parte del trabajo llamaban a la mujer para reclamar el pago pero nunca recibían respuesta del otro lado del teléfono. Allí comenzaron a efectuarse las denuncias penales.

La fiscal Moya se encuentra investigando al menos tres hechos donde se habrían concretado los servicios sexuales pero también otros hechos donde el hombre contactó a menores de edad en Facebook y no logró concretar el acto. Esos últimos casos están caratulados como grooming.

Temas relacionados: