Diario Uno > Policiales > prófugos

Se entregó uno de los prófugos por el crimen del policía retirado

Uno de los delincuentes que estaba prófugo acusado de asesinar al policía federal retirado Alfredo Poggetti, en Barracas, se entregó. Quedan dos prófugos

Uno de los tres prófugos del crimen de Alfredo Poggetti, el policía federal retirado asesinado de un disparo en la cabeza en febrero durante un intento de entradera en su casa del barrio porteño de Barracas, se entregó a la policía. Ya hay dos detenidos por el caso y otros dos sospechosos siguen con pedido de captura, informaron este lunes fuentes judiciales.

Se trata de Kevin Andrés Limenza González, de 21 años, de nacionalidad paraguaya, quien al mediodía de este lunes se entregó en la sede de la División Investigación de Homicidios de la Policía Federal Argentina (PFA), en la calle Chacabuco 465 del barrio porteño de Monserrat.

Te puede interesar...

Voceros judiciales indicaron que la entrega de Limenza González en la sede policial se pactó tras un llamado de su madre, con la intervención de un defensor oficial y luego de que los efectivos tuvieran "cercado" al sospechoso.

El joven quedó detenido detenido a disposición del juez en lo Criminal y Correccional 60, Luis Schelgel, y el fiscal Pablo Recchini, en una causa caratulada como "homicidio agravado por haber sido cometido con el concurso premeditado de dos o más personas", delito que prevé prisión perpetua.

Según la investigación del fiscal Recchini y de los detectives de Homicidios, el nuevo detenido es el imputado que quedó grabado en los videos clave de la causa vestido con una remera negra marca “Jordan”, con ojotas que quedaron abandonadas en el lugar del hecho y con un tatuaje en su antebrazo izquierdo con el nombre de su madre.

Limenza González será indagado en las próximas horas como el segundo detenido en la causa, ya que en una serie de allanamientos realizados el pasado 23 de marzo, Leandro Javier Berón de Astrada, de 20 años fue detenido en la localidad bonaerense de Dock Sud.

Berón de Astrada se negó a declarar pero los investigadores están convencidos que es el ladrón que la noche del hecho resultó lastimado y huyó dejando un reguero de sangre cuando la víctima disparó su arma en un intento de defensa, ya que al ser apresado se descubrió que tiene amputada la última falange de uno de sus dedos meñiques.

La causa tiene aún como prófugos identificados con pedido de captura nacional e internacional con alerta roja en Interpol, a Zaira Yanet Ozuna Villalba, de 18 años y Luis Enrique Palacios Estigarribia, de 19, éste último de nacionalidad paraguaya.

La información obtenida por los investigadores de la PFA en tareas de campo en las villas de Barracas, el seguimiento de las imágenes de cámaras de seguridad que captaron a los autores antes y después del hecho, y el análisis exhaustivo de las redes sociales de los sospechosos, permitieron identificar a los cuatro imputados.

El crimen de Poggetti, de 66 años, ocurrió alrededor de las 20.15 del 18 de febrero último en la calle Río Limay al 1300 de Barracas, en la zona sur de la ciudad de Buenos Aires.

El suboficial retirado de la PFA había llegado junto a su esposa a la puerta de su vivienda a bordo de un Volkswagen Fox negro y cuando descendieron del vehículo para ingresar a la casa fueron interceptados con fines de robo por cuatro delincuentes, tres hombres jóvenes y una mujer.

Mientras la mujer se quedó de campana y reteniendo a la esposa de Poggetti, los tres ladrones abordaron al policía retirado quien comenzó a forcejear con los asaltantes, extrajo un revólver Taurus .357 con el que llegó a hacer dos disparos y terminó asesinado de un tiro en la cabeza con un arma que se presume es calibre 38.