(Editado por Raúl Adriazola) Como si del Lejano Oeste estadounidense se tratara, una pequeña bandita de maleantes hizo de las suyas este sábado en la tarde-noche evidenciando un aumento de la inseguridad en Mendoza, aunque la aventura no terminó tan bien para ellos. Con la consigna de hacer una "buena cosecha" unos jóvenes, cuatro menores de edad y otro de 19, salieron a la calle decididos a amenazar con armas en plena vía publica de la ciudad capital y despojar de sus elementos de valor a los transeúntes que se les cruzaran. Estos robos agravados se repitieron también en Godoy Cruz y Guaymallén, con asaltos a mano armada en plena calle y en un local de ropas.

pistola-replica-cuarta.jpg
Esta buena réplica de pistola fue utilizada también para amenazar a sus víctimas por la banda de menores este sábado.

Esta buena réplica de pistola fue utilizada también para amenazar a sus víctimas por la banda de menores este sábado.

El hecho más alarmante ocurrió cerca de las 19.15, cuando una banda de menores (entre 14 y 17 años) y uno de 19 años, interceptaron a un joven de 20 años que circulaba por calle Rioja, en la Cuarta Sección de Capital en su bicicleta de montaña, y mostrando un cuchillo y un arma de fuego lo desmontaron y se llevaron el rodado. De inmediato hizo la denuncia, y el personal policial de la Unidad Especial de Patrullajes Capital se abocó a la búsqueda de este grupo, y pudo dar con ellos en la cercana calle Santiago del Estero, y al realizar la requisa correspondiente, se llevaron una sorpresa.

Seguir leyendo

Además de la bicicleta, el cuchillo tipo criollo (verijero) y una réplica de pistola, que usaban para amedrentar a sus víctimas, encontraron entre las ropas de los delincuentes un teléfono celular, que en manos de los uniformados comenzó a sonar. Al atender la llamada, descubrieron que se trataba de la verdadera dueña del móvil, una mujer de 33 años a la que le habían robado minutos antes en calle Córdoba.

cuchillo-robo-cuarta.jpg
Este cuchillo tipo criollo fue una de las armas usadas por la banda de menores en su raid delictivo en Cuarta Sección.

Este cuchillo tipo criollo fue una de las armas usadas por la banda de menores en su raid delictivo en Cuarta Sección.

Cerca del lugar de la detención, personal de la Unidad Motorizada de Acción Rápida (UMAR), que se había sumado a la búsqueda de los maleantes una vez realizada la denuncia al 911, fue detenida por el conductor de una camioneta Ford Ecosport, para indicar que había sido testigo del robo del celular , y que al tratar de alcanzar a los dos ladrones, uno de ellos lo había amenazado con una pistola. reconoció a dos de los detenidos del grupo malhechor y al que tenía el arma, al que se le encontró la mencionada réplica.

Los precoces maleantes fueron trasladados a la sede judicial, y quedaron a cargo de la Oficina Fiscal N°13, de la Comisaría 4° que investiga el caso.

local-san jose.jpg
En un local de ropa de este pequeño complejo de locales y departamentos de San José fue asaltado el empleado de una tienda de ropa por dos sujetos armados.

En un local de ropa de este pequeño complejo de locales y departamentos de San José fue asaltado el empleado de una tienda de ropa por dos sujetos armados.

También hubo asaltos en Godoy Cruz y Guaymallén

Poco antes de las 21 (20.45) del sábado, en plena calle Catamarca, esquina Santa Fe, de Godoy Cruz, al salir de su vivienda, un muchacho de 26 años, fue abordado por dos sujetos, que exhibiendo pistolas le sustrajeron su moto, una Zanella 150c.c. de color rojo (dominio A013WBN), con la que se dieron a la fuga sin poder ser identificados.

Poco minutos después (21.15) la escena del maleante apuntado con armas y despojado de pertenencias a un ciudadano se repitió en Guaymallén. En este caso no fue en la vía pública, sino en un negocio de ropa de calle Francisco de la Reta al 843, de San José. Allí estaba un muchacho de 27 años, trabajando cuando ingresaron dos delincuentes armados al local.

A punta de pistola los desconocidos sustrajeron prendas de vestir, dinero en efectivo, dos teléfonos celulares, y previsores ellos, se llevaron el disco duro de la computadora donde estaba conectada la cámara de seguridad. Luego se dieron a la fuga en un utilitario color gris.