Policiales Viernes, 23 de febrero de 2018

Preventiva para los dos puesteros de Malargüe y un tercer sospechoso

La Justicia confirmó el procesamiento para los acusados del exterminio de los 34 cóndores en Los Molles. Se investiga a un sobrino de uno ellos, quien podría estar involucrado.

Tragedia ecológica. Cóndores, un puma y un chingolo terminaron envenenados. 

A poco más de un mes de descubrir la matanza de cóndores en Malargüe, la Justicia dio un paso importante en la investigación y dictó la prisión preventiva para los dos puesteros acusados, quienes actualmente están bajo el régimen de domiciliaria. El caso tiene un sospechoso más.

Nibaldo Baigorria (62) y Ramón Rojas (67) están imputados por el delito de daño agravado por uso de sustancia venenosa e infracción a la Ley de Fauna por depredación de fauna silvestre mediante medio prohibido, con penas de 4 meses a 3 años. El primero de ellos es encargado del campo en donde se detectaron los animales muertos y fue detenido en un allanamiento. El otro implicado se entregó días después.

Los sospechosos gozan de prisión domiciliaria por su edad y por cuestiones de salud. Baigorria cuando declaró intentó despegarse de los hechos y dijo desconocer lo que había sucedido en la propiedad que está bajo su custodia, mientras que Rojas se abstuvo a dar su testimonio.

El fiscal que instruye el expediente, Javier Giaroli, durante estas semanas fue reuniendo pruebas para fundamentar las imputaciones y para la audiencia de prisión preventiva. Ayer se concretó este paso, en donde el juez de garantías Juan Olmedo avaló la investigación de la fiscalía y confirmó el procesamiento de los sospechosos, manteniendo para ambos la prisión domiciliaria.

Los hombres señalados tomaron la palabra ante las autoridades. Manifestaron ser inocentes y pidieron el recupero de libertad, pero su intención no prosperó.

El hallazgo de los cadáveres de 34 cóndores, un puma y un chingolo, fue en un puesto ubicado en la localidad de Los Molles, del cual Baigorria era el encargado, situación que lo complica en el expediente. Los dueños de esas 240.000 hectáreas son el grupo anglomalayo Walbrook.

Los investigadores presumen que los puesteros usaron carbofurano, un pesticida sumamente tóxico, con el que envenenaron a las ovejas para usarlas como una especie de carnada para matar a los zorros y pumas que las atacan. Los cóndores, al ser animales de carroña, se habrían envenenado con los restos de estos animales muertos. El veneno habría sido comprado en San Rafael.

A Rojas lo involucra que era el dueño de las ovejas que se usaron para atraer a los otros animales.

Más allá de esto, los pesquisas esperan el resultado de otras pruebas que podrían ser de importancia. El INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) se encuentra analizando sustancias secuestradas en la casa de los imputados y haciendo exámenes sobre la flora y fauna para determinar de manera completa los daños. También se aguarda para saber qué arroja el peritaje de los teléfonos secuestrados a los detenidos.

¿Otro acusado?

La declaración de familiares de los detenidos les permitieron a los pesquisas apuntar a un tercer hombre como responsable de la matanza de estas especies. Puntualmente se trata de un sobrino de Baigorria, quien tras las testimoniales fue marcado en la causa. A este hombre la policía ya le secuestró su teléfono, en cual habría fotos de los animales en cuestión, según trascendió.

Con algunos datos más, se decidirá si esta persona es detenida e imputada.

-Embargo judicial. Para garantizar el desarrollo normal del proceso y para costear los gastos, la Justicia decidió embargarles los bienes a los dos hombres arrestados.

-Multa. La Dirección de Recursos Naturales Renovables analiza sancionar económicamente a los dueños de las tierras donde se produjo el hallazgo, por violar la Ley de Fauna.

Dejanos tu comentario