Policiales Miércoles, 28 de marzo de 2018

Por qué no pueden acusar de abuso al anestesista y podría recuperar su libertad

La fiscal está atada de manos en ese sentido, al menos hasta que logren identificar a las víctimas.

Jorge Omar Maddio ha estado en boca de las autoridades provinciales tras ser descubierto filmando videos mientras manoseaba a niños anestesiados. Pese a la gravedad de los hechos, hoy por hoy su situación judicial no termina de ser del todo complicada.

El anestesista está imputado por el delito de producción de pornografía infantil. La fiscal de Delitos Sexuales Virginia Rumbo lo acusó por haber filmado dos videos caseros con sus pacientes, donde los manoseaba. En paralelo, el fiscal Santiago Garay investiga si distribuyó estas grabaciones en la web.

De una forma u otra, la producción y distribución de material de este estilo está penado con 6 meses a 4 años de prisión. Es decir, se trata de un delito excarcelable. En caso de que la situación siga de esta forma, lo más probable es que en los próximos días un juez de Garantías le otorgue la libertad al acusado.

Es por esto que los investigadores judiciales quieren avanzar en los abusos sexuales que, tal como quedó reflejado en los videos, Maddio cometió. Se puede suponer una imputación de abuso deshonesto agravado por la calidad de guarda, lo que prevé de 3 a 10 años de prisión. En ese caso, los caminos normales indican que el sospechoso debería quedar en prisión preventiva hasta la llegada de un juicio que defina su futuro procesal.

Sin embargo, hoy por hoy, la Justicia no puede avanzar en ese sentido. Es que los abusos sexuales son delitos de instancia privada, es decir, que necesitan que la víctima impulse la acción penal para investigarlos.

Sólo hay tres supuestos donde la Justicia puede actuar de oficio: cuando el abusado es menor y no tiene padres o tutor; cuando uno de estos últimos es el sospechoso o cuando hay intereses contrapuestos.

Ninguno de estos preceptos se cumple en el caso de Maddio, por lo que la fiscal Rumbo no puede formalizarlo por abuso, pese a que tiene la evidencia en su cara.

Es por esto que desde el Ministerio Público Fiscal enviaron un comunicado informando sobre la creación de un correo electrónico para que se comuniquen los progenitores de niños que han sido atendidos por el anestesista.

Esto no sólo tiene el fin de evacuar las dudas de los padres, sino también ayudar a identificar a las dos víctimas que están registradas en el material multimedia. Si esto ocurre, será decisión de los padres impulsar la denuncia penal o no -muchas veces evitan esto para no someter al niño a un proceso judicial-.