Diario Uno Policiales internet
En la zona Este

Por el robo de cables, 35.000 mendocinos se quedaron sin internet

Delincuentes arrancaron caños galvanizados por donde pasan cables de comunicaciones. Además de internet, se cortaron servicios de telefonía

Para quedarse con los caños galvanizados por donde pasan los cables de fibra óptica, un grupo de delincuentes dejó este miércoles sin servicio de internet a 35.000 usuarios de los departamentos del Este: San Martín, Junín, Santa Rosa, Rivadavia y parte de Lavalle también se vio afectado por este hecho.

robo de fibra óptica tramo dañado.jpg
El tramo donde fueron cortados los cables, en la zona de Palmira

El tramo donde fueron cortados los cables, en la zona de Palmira

Alejandro Cairo, de la empresa Foptik, que brinda el servicio de internet, explicó a Diario UNO que las personas que llevaron adelante este robo no buscan solamente cobre sino que los mismos caños tienen un valor de comercialización en el mercado negro.

Seguir leyendo

"Lo que roban es el caño, pero lógicamente, si además encuentran cobre, mucho mejor", manifestó el empresario.

Cómo sucedió el robo

Cairo contó que cerca de la una de la madrugada, notaron el corte y fueron advertidos de lo sucedido.

Desde esa hora y hasta las 13 de este miércoles, los usuarios no contaron con internet, pero además, hubo problemas con empresas de telefonía.

Esto sucedió porque el troncal que dejaron inactivo los delincuentes pertenece a la empresa internacional Lumen, que une Buenos Aires con Chile, y si bien se puede reparar por tramos, esta vez el daño fue demasiado lejos por la cantidad de personas que quedaron fuera de la red digital.

robo de cables ok.jpg

El empresario contó que, si bien cuentan con los equipamientos necesarios para detectar el tramo exacto en el que está cortada la fibra óptica, al menos 30 personas trabajaron durante diez horas para restablecer el servicio. Además, explicó que se pierde muchísima calidad de la prestación.

Quejas

Sobre los reclamos de los usuarios, Cairo explicó que fueron inmediatos, y que al menos recibieron 15.000 llamados en el transcurso de la mañana. Aunque lo pudieron solucionar, el dueño de Foptik señaló que fue mucho el daño que tuvieron que subsanar. En esta oportunidad, los vándalos dejaron los cables cortados sin sentido, porque la fibra óptica no es "vendible", aunque sí lo es el caño, como señaló anteriormente.

Temas relacionados: