Qué hay pólvora es innegable. Pero de qué forma quedó impregnada es la discusión. Y por ahora gana el escenario de la Fiscalía: este viernes se dictó la prisión preventiva a los cuatro sospechosos de matar a Gabriel Videla (26) en un banderazo que realizaron hinchas de Independiente Rivadavia a fines de enero pasado.

Los cuatro sospechosos son Facundo Olivera, Iván Gómez y los hermanos Enzo y Leonardo Robledo. A todos les dictaron la prisión preventiva en la mañana de este viernes. Es decir, seguirán presos mientras avanza la causa que, de llegar a una condena, será de prisión perpetua.

Te puede interesar...

Pero en la audiencia, los abogados defensores cuestionaron algunas de las pruebas del fiscal de Homicidios Carlos Torres. En particular, los rastros de pólvora que se hallaron en las prendas de ropa y manos de tres de los cuatro acusados por el crimen en Ciudad.

Fuentes judiciales detallaron que la estrategia es demostrar que los jóvenes estuvieron presentes en la balacera pero no fueron los autores. De hecho, los letrados explicaron que las partículas de pólvora son asociadas -se esparcen en un rango de 3 o 4 metros- y que los acusados en realidad se refugiaron detrás del portón del Parque General San Martín cuando escucharon los disparos.

Por otro lado, explicaron que si bien hay cámaras que los captaron huyendo en un Ford Falcon tras el crimen en Ciudad, todas las personas que estaban en el banderazo de la Lepra escaparon de la misma forma ante el hecho violento.

Sin embargo, la jueza María Julieta Espínola le dio la derecha al fiscal Torres y dictó la prisión preventiva bajo la calificación de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas, por alevosía y por el uso de arma de fuego.

Crimen en Ciudad

Gabito Videla era uno de los 2 mil hinchas de la Lepra que acudieron la banderazo realizado en las inmediaciones del estadio Bautista Gargantini el 23 de enero pasado en horas de la noche. El festejo se vio interrumpido por un enfrentamiento que incluyó al menos cinco disparos y corridas de los presentes. Videla recibió esa cantidad de impactos de bala en su cuerpo y murió a los pocos minutos. Los investigadores apuntan a que la balacera se produjo por una interna en la barrabrava de la Lepra.