Policiales Jueves, 19 de abril de 2018

Pidieron perpetua para el joven acusado de matar a su madre y su hermano de 3 años

El conmocionante hecho ocurrió en octubre de 2012 en Las Heras. No se discute la autoría del hecho, si no la imputabilidad del joven. Su defensa pidió la absolución.

Una de las masacres provinciales más recordadas de los últimos años está a punto de tener su desenlace judicial. Un joven de 27 años está a días de escuchar la sentencia del juicio que lo acusa por haber asesinato a su propia madre y su hermanito de 3 años. Arriesga la pena máxima que establece el Código Penal.

Este jueves Pablo Joel Camusso se sentó en el banquillo de acusados de la Sala 3 del Tribunal Penal Colegiado una vez más. Durante el transcurso de la mañana escuchó los alegatos que esbozaron el fiscal Fernando Guzzo y su defensora oficial, Mirtha Olivera.

Desde la parte acusatoria no dudaron en pedir prisión perpetua por los delitos de homicidio agravado por el vínculo y homicidio agravado por alevosía, teniendo como víctimas a su madre María Fabiana Lucero (42) y su hermano Juan Pablo Camusso (3). En este último caso, el magistrado argumentó que el pequeño no tuvo posibilidades de defenderse ante el brutal ataque.

Por el lado de la defensa se pidió la absolución por entender que el acusado es ininmputable ya que no comprendía lo que hacía al momento de llevar a cabo el doble asesinato.

Este punto en cuestión ha sido la discusión que ha retrasado el proceso penal desde la fecha del hecho -octubre de 2012- hasta el día de hoy. Es que la autoría de Camusso está prácticamente probada, de hecho fue detenido en la escena del crimen e intentó agredir a personal policial cuando llegó a su domicilio -ver abajo-.

Su defensa ha tratado de demostrar que el joven no estaba consciente de sus actos por cuestiones psicológicas y de adicción a estupefacientes. De hecho, el desarrollo del juicio se ha demorado porque estuvo dos años internado en el Hospital Neuropsiquiátrico El Sauce y le declararon una incapacidad sobreviviente, entre otros motivos.

Pese a esto, el Cuerpo Médico Forense (CMF) determinó que el asesino es imputable, por lo que sus chances de salir indemne son pocas.

La palabra final la tendrá el tribunal presidido por el juez Anibal Crivelli, quien en la próxima jornada del debate -aún no tiene fecha- le ofrecerá al acusado decir sus últimas palabras y leerá el veredicto.

El hecho llamó la atención de toda la provincia. Foto: archivo Diario UNO
El hecho llamó la atención de toda la provincia. Foto: archivo Diario UNO

Conmocionante

El 19 de octubre de 2012 fue un día viernes. Un mensaje de SMS llegó al teléfono de Adrián Camusso (45). Era su esposa que le advertía que una vez más uno de sus hijos tenía un comportamientos violentos. Se trataba de Pablo, el del medio -el menor era Juan Pablo y el mayor Adriano-.

No era la primera vez que el joven, que entonces tenía 21 años, tenía actitudes de maltrato para con su familia. Incluso tenía una denuncia anterior. Los investigadores reconstruyeron que tenía una fuerte adicción a las drogas y constantemente discutía con su madre, quien lo trataba de ayudar y le rogaba que buscara trabajo.

Cuando el padre de familia llegó al domicilio ubicado en calle Cacheuta de Las Heras se encontró con el peor escenario. Su hijo menor y su esposa habían sido asesinados con un arma blanca. El escenario era sangriento, según recordaron los pesquisas, y hasta las máximas autoridades del Ministerio de Seguridad se mostraron conmovidas al hallar el cadáver del pequeño de 3 años.

El progenitor alcanzó a llamar al 911 y se quedó en la vereda en estado de shock. Dos policías llegaron, irrumpieron en la casa y se encontraron con el asesino intentado limpiar la escena del crimen. Incluso intentó atacarlos con un cuchillos, pero los uniformados lograron reducirlo.