Policiales Martes, 13 de noviembre de 2018

Piden 11 años de cárcel por balear a un policía con su arma reglamentaria

Luis Zamora está acusado de intentar asesinar al uniformado cuando se aprestaba a detenerlo. El hecho ocurrió hace 7 meses en Guaymallén.

La Fiscalía de Homicidios solicitó una dura pena para un joven que baleó a un efectivo policial en Guaymallén hace siete meses y, según la tesis acusatoria, intentó quitarle la vida con su propia arma reglamentaria.

El juicio contra Luis Eduardo Zamora Rodríguez comenzó el 24 de octubre pasado. Llegó hasta esta instancia arriesgando de 10 a 15 años de cárcel bajo la calificación de tentativa de homicidio agravado por la condición de funcionario policial de la víctima.

El fiscal Gustavo Pirrello mantuvo esa hipótesis durante la realización de los alegatos y solicitó una pena de 11 años de prisión para el encartado entendiendo que efectuó el disparo con la intención de terminar con la vida del uniformado, sin poder consumar la muerte.

En contraparte, la defensa pidió que sea condenado a dos años de prisión, cambiando la calificación a lesiones leves dolosas -por los golpes- y lesiones culposas -por el disparo- agravadas por la condición de policía de la víctima, según comentaron fuentes judiciales.

En concreto, el abogado defensor Estacio Cremaschi desdobló el hecho en dos partes. En primer término, cuando Zamora fue detenido, le arrojaron gas pimienta y golpeó al efectivo policial "sin tener derecho a hacerlo". La segunda instancia es cuando tomó el arma de fuego y la disparó accidentalmente ya que estaba sin seguro.

El letrado argumentó que un testigo declaró que su defendido tuvo la pistola 9 milímetros durante un lapso de 20 segundos en su mano y no continuó efectuando disparos, lo que prueba que no tuvo intención de hacerlo.

Este martes se iba a realizar la última audiencia, donde se consultaría al procesado si quiere declarar por última vez y se conocería la sentencia, pero se postergó y todavía no tiene nueva fecha programada.

El hecho

Cerca del mediodía del domingo 9 de abril pasado, un llamado al 911 alertó sobre un caso de violencia de género que estaba ocurriendo en calle Adolfo Calle, en Rodeo de la Cruz. Cuando llegó personal policial identificó a Zamora y procedió a detenerlo.

El hombre se resistió al accionar de los policías y comenzó a golpearlos, tomó el arma reglamentaria del efectivo Ricardo Sosa (24) y le efectuó un disparo en la pierna. Finalmente terminó reducido y alojado en una comisaría.

El auxiliar principal recibió el impacto de bala a la altura del fémur y el proyectil rozó una arteria, por lo que fue trasladado a la Clínica Francesa en delicado estado. Los médicos lo intervinieron quirúrgicamente y lograron estabilizarlo.

El mes pasado, Zamora fue sobreseído en la causa por amenazas agravados por ser cometidas en un contexto de violencia de género ya que la mujer no ratificó la denuncia durante la investigación, pero siguió procesado por las agresiones al policía.

Más noticias