Policiales Viernes, 9 de marzo de 2018

Otro caso de asalto en una casa con abuso sexual: investigan si es un violador serial

Una cuidadora de una anciana fue vejada en un domicilio de Guaymallén. Hace dos semanas ocurrió un caso similar a menos de 2 kilómetros.

Dos hechos. Mismo modus operandi. Escaso margen entre ambos de distancia y tiempo. Las autoridades están sumamente preocupadas por un caso de abuso sexual en el marco de un asalto domiciliario ocurrido en Guaymallén en la madrugada de este viernes. Lo relacionan con otro caso similar sucedido semanas atrás.

La última novedad surgió a las 2.30. En una casa ubicada en calle Francisco de la Reta a metros de la Costanera, en la zona de San José, se encontraba una anciana y una mujer de 57 años que estaba contratada para ayudarla.

A esa hora aproximada, la empleada doméstica escuchó algunos ruidos en el patio de la vivienda y salió para ver qué sucedía. En esa instancia fue increpada por un hombre que la amenazó y la redujo. Si bien en un principio se habló que tenía un arma blanca, luego trascendió que portaba un arma de fuego.

Lo concreto es que el asaltante aprovechó la situación para abusar sexualmente con acceso carnal a la cuidadora de la anciana. Luego sustrajo un teléfono celular y dinero en efectivo -no trascendió el monto- antes de huir de la propiedad.

El caso quedó en manos del fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual Gustavo Stroppiana, quien ordenó las primeras medidas para avanzar en la investigación. Fuentes policiales comenzaron que en horas de la mañana se realizó una segunda inspección por parte de Policía Científica en busca de evidencias y precisar algunos detalles que son confusos hasta el momento.

¿Violador serial?

Cuando los investigadores tomaron conocimiento del vejamen, no pudieron evitar relacionarlo con otro hecho similar ocurrido el 24 de febrero pasado. No sólo hay cercanía en el tiempo: ocurrió en una casa ubicada en la Segunda Sección de Ciudad a pocos metros de la Costanera. Entre un domicilio y otro hay menos de dos kilómetros de distancia.

El modus operandi también es similar: el atacante ingresó saltando al patio, amenazó con un arma blanca a la víctima -en este caso a la propietaria, de 76 años-, la abusó sexualmente y luego escapó con algunas pertenencias.

Si bien no tienen sospechosos identificados en ninguno de los dos casos, fuentes policiales comentaron que comenzaron a trabajar bajo la hipótesis de que se trata del mismo agresor sexual.