El prestamista de Maipú que había sido baleado en su domicilio en la madrugada de jueves terminó muriendo en las últimas horas de esa jornada. Las autoridades se encuentran investigando el homicidio de Juan Carlos Frachia Fernández.

El hombre de 61 años estaba internado desde la 1 del jueves, tras ser encontrado con una herida de arma de fuego en la cabeza. Había quedado en terapia intensiva del Hospital Central, donde los médicos le realizaron una intervención quirúgica. Sin embargo, minutos después de las 23 terminó perdiendo la vida.

Seguir leyendo

La fiscal de Homicidios Claudia Ríos se encuentra investigando el crimen en Maipú y todo apunta a un ajuste de cuentas, aunque hasta el momento no han logrado identificar a ningún sospechoso. Por estas horas están declarando varios testigos en el expediente, según detallaron fuentes judiciales.

Juan Carlos Frachia.jpg
La víctima fatal del crimen en Maipú.

La víctima fatal del crimen en Maipú.

Crimen en Maipú

La novedad surgió cerca de la 1 de ayer cuando se activó la alarma gracias a un sensor de movimiento ubicado en el domicilio ubicado en calle Ameghino al 460, donde vivía el prestamista de Maipú. La central de seguridad intentó comunicarse con Juan Carlos Frachia pero no contestó el teléfono. Es por esto que llamaron al número secundario, que es el de su pareja.

La mujer se dirigió hasta el domicilio junto a personal policial e ingresaron gracias a que tenía un control remoto del portón. En la habitación se encontraron con el hombre que estaba en la cama y una importante cantidad de sangre. Los médicos constataron que había recibido un impacto de bala en la sien.

Si bien el expediente está calificado como un homicidio criminis causa, ya que en el domicilio faltaba el teléfono celular del hombre, está casi descartado que el asalto haya sido el móvil del crimen ya que el interior de la vivienda no estaba desordenado y hasta había dinero en efectivo en el lugar. También fue desechada la versión de un suicidio ya que no se encontró ningún arma de fuego en la propiedad.

La pareja de Juan Carlos Frachia aseguró que el hombre era prestamista y de sus antecedentes policiales está nombre en un puñado de expedientes por amenazas y lesiones, tanto como víctima y como denunciado. Es por esto que prima la teoría de un ajuste de cuentas.