Investigación

Está grave el prestamista de Maipú que fue baleado en su casa

La víctima estaba en su vivienda de Maipú, donde se activó la alarma. La pareja llegó al lugar y lo encontró tendido en la cama con un disparo en la cabeza

Por UNO

Un hombre de 61 años fue encontrado este miércoles tendido en su cama y con un disparo en la cabeza. Quedó internado en el Hospital Central en muy grave estado, con asistencia mecánica respiratoria. Investigan si trató de quitarse la vida o alguien lo atacó dentro de su casa de Maipú. La pareja de la víctima indicó a la Policía que trabaja como prestamista.

El hallazgo fue alrededor de la 1 de este miércoles, cuando la alarma de una casa de calle Florentino Ameghino al 400, entre calles Hernández y Julio Argentino Roca, en Maipú, se activó y personal de la empresa de seguridad fue a verificar qué pasaba en ese domicilio.

Seguir leyendo

Tocaron el timbre, golpearon y llamaron al hombre, Juan Carlos Fracchia, pero no tuvieron respuesta, por lo que llamaron a la pareja del dueño de la propiedad, quien era otro contacto en la lista que tiene la empresa.

La mujer llegó en pocos minutos y abrió el portón, por donde pudieron ingresar. Al llegar a la habitación, encontraron al hombre tendido en la cama, donde había mucha sangre y vieron que tenía una herida en la cabeza.

Sin perder tiempo, llamaron a la Policía y pidieron una ambulancia. Personal del Servicio de Emergencias Coordinado (SEC) llegó y verificó la herida del hombre, por lo que lo trasladaron rápidamente al Hospital Central. Allí los médicos constataron que el proyectil había causado severos daños en su cabeza, por lo que quedó internado en terapia intensiva en estado reservado, según informaron en horas de la tarde desde la guardia del centro asistencial.

La mujer de la víctima contó que el hombre es prestamista y teme que haya sufrido algún ataque por su trabajo. Por su parte, el personal de la alarma señaló que fue un sensor de movimiento el que se activó y disparó el alerta.

En la casa, los pesquisas encontraron parte de un arma de fuego que sería calibre 22, la cual es analizada para saber si pudo ser usada en el hecho. Todavía no hay nada claro debido a que no hay ningún faltante, a pesar de que en la casa había elementos de valor y dinero. Tampoco había desorden ni ninguna ventana o puerta dañada.

Los investigadores tratan de determinar si el hecho fue un intento de suicidio o si el prestamista fue atacado por algún conocido.