Murió ahogado en la pileta de natación de la casa en la que entró a robar

Los dueños de la casa habían salido. Al regresar encontraron todo revuelto y un hombre que flotaba sin vida en su pileta. Ocurrió en Santiago del Estero.

Un hombre murió ahogado tras caer en la pileta de natación de una casa del Barrio Los Inmigrantes de la ciudad de Santiago del Estero cuando huía con una pesada caja de herramientas que había robado.El epicentro del primer ilícito del año en Santiago del Estero tuvo lugar en una casa de calle Irlanda, casi Aguirre, del mencionado barrio, perteneciente a una familia de apellido Chazarreta.Según declaró el matrimonio, tras cenar en su casa para despedir el año y ya en las primeras horas del 1 de enero, uno de sus hijos fue a reunirse en casa de unos amigos.Alrededor de las 7.45, la pareja ascendió a su vehículo y fue a buscar al joven, en ese ínterin un desconocido, de unos 30 años, irrumpió en la vivienda por los fondos.En minutos, habría tomado algunos objetos de valor en las habitaciones y después subió al primer piso donde repitió la rutina, buscando algo que pudiese convertir en dinero y encontró una caja de herramientas que pesaba casi 15 kilos.Todo el derrotero del ladrón fue captada por una alarma de sensor de movimiento, pero sin que el hombre lo notase.La hipótesis policial es que el delincuente ya con su botín, comenzó a caminar por una tapia, perdió el equilibrio y se precipitó desde casi 7 u 8 metros cayendo en una pileta de 1,25 metro de profundidad, sin lograr salir a flote.Pasadas las 8.00, la familia volvió al hogar y advirtió los muebles totalmente desordenados, alarmados, fueron hacia el fondo de la casa y encontraron al intruso flotando en la pileta.Según la declaración, lo retiraron de las aguas, le efectuaron tareas de reanimación, pero sin resultado.El desconocido llevaba una billetera, pero sin DNI y se sospecha que estaría alcoholizado en el momento del hecho, según publica el diario El Liberal en su página web.Luego alertaron a los policías de la Seccional Octava y se organizó el operativo de rigor con la División Criminalística, Bomberos y ya en conocimiento del fiscal sebastián Robles.Todos acudieron a la vivienda e iniciaron el desandar de la historia del desconocido muerto en una pileta ajena.En forma simultánea, algunos integrantes de la familia prestaron declaración testimonial en la sede policial de avenida Aguirre y Gaucho Rivero.Una vez que los médicos de la Policía lo examinaron, el fiscal dispuso el retiro del cuerpo para la realización de una autopsia en la Morgue Judicial del hospital Independencia.El cuerpo quedó en depósito hasta ser identificado o reclamado por alguien.