Víctor García es el tercer sospechoso en ser juzgado por el asesinato del policía Eduardo Correas en el intento de asalto a un camión de caudales en la Universidad Juan Agustín Maza, en septiembre de 2008. Una banda de siete delincuentes abrió fuego contra los efectivos, donde una mujer policía también resultó gravemente herida. En estos 13 años, dos hombres fueron condenados, mientras otros tres ni siquiera fueron identificados.

Este juicio por jurado será presidido por la jueza Nancy Lececk, quien en la mañana de este lunes dio comienzo a los alegatos de apertura, en los que ponen al tanto al jurado popular de los puntos de vista de la Fiscalía para acusar y de la defensa para creer que el imputado es inocente.

Seguir leyendo

Víctor García está imputado por homicidio triplemente agravado porque la víctima era funcionario policial, por el uso de arma de fuego y crimis causa, porque mataron a Eduardo Correas para tratar de robar el dinero del banco, lo que prevé prisión perpetua. Por esto, también está acusado por robo agravado en grado de tentativa, con uso de arma de fuego y por ocurrir en poblado y en banda, a pesar que el robo no pudo llevarse a cabo.

juicio por jurado blindado universidad maza fiscal claudia rios.jpg
La fiscal de Homicidios Claudia Ríos.

La fiscal de Homicidios Claudia Ríos.

La fiscal de Homicidios Claudia Ríos, sostuvo que tituló este caso como "Vivir en clandestinidad no puede durar para siempre".

Recordó que el hecho ocurrió cerca de las 20 del 1 septiembre de 2008, cuando en la Universidad Maza, ubicada en calle Bombal y 25 de Mayo, de Guaymallén, había poca gente, ya que las clases habían sido suspendidas por viento Zonda.

Cuando el camión de caudales era custodiado por el Cabo Eduardo Correas, mientras los oficiales Natalia Cortéz y Rubén Navarro entraron al banco, una camioneta Toyota Hilux llegó a la escena y se desató un intenso tiroteo, en el cual asesinaron a Correas, quien recibió un disparo en la cabeza, ocho en su chaleco antibalas y otros en piernas y brazos. Natalia Cortéz también resultó con heridas de gravedad.

El cabo Eduardo Correas
Eduardo Correas fue asesinaro a balazos frente a la Universidad Maza, en Guaymallén, en septiembre de 2008.

Eduardo Correas fue asesinaro a balazos frente a la Universidad Maza, en Guaymallén, en septiembre de 2008.

Ríos aseguró que en la camioneta iban los ya condenados Darío Cantos y Rubén Vargas, junto con Víctor García y otras tres personas de quienes hasta hoy se desconoce la identidad.

Luego del tremendo hecho, los pesquisas encontraron un celular tirado que era de Rubén Vargas y que tenía llamadas a un contacto agendado como Vic. La fiscal Ríos sostuvo que se trataba del número de quien está en el banquillo de los acusados, y que se pudo determinar que hablaron antes y después del hecho, y que ambos fueron tomados a metros de la Universidad por una antena de celular.

García había sido detenido, pero un juez le otorgó la libertad. Luego de varios intentos del fiscal que llevaba la causa en un primer momento, logró que la Corte ordenara nuevamente su captura, pero para ese momento ya no sabían dónde estaba.

Once años y 7 meses pasaron hasta que pudieron capturarlo para realizar este juicio. "Pero vivir en clandestinidad no puede durar para siempre", expresó Ríos y pidió al jurado que con las pruebas que ella demostrará en el debate lleguen a un veredicto de "culpabilidad por unanimidad. Les vamos a demostrar con pruebas y testigos que es culpable. Les pido que hagan justicia por cabo Eduardo Correas, y justicia por Natalia Cortéz", quien no pudo continuar con su carrera policial.

juicio por jurado blindado universidad maza fiscal fernando guzzo.jpg
Fiscal jefe de Homicidios, Fernando Guzzo.

Fiscal jefe de Homicidios, Fernando Guzzo.

Por su parte, el fiscal jefe de Homicidios, Fernando Guzzo, le dijo al jurado en su alegato que no se dejaran influenciar por el estado de salud de García, ya que está enfermo, pero que en el penal tiene todos los cuidados necesarios.

"Matar para robar es porque nunca existió otro plan. En el chaleco del cabo se contaron 8 impactos de bala. Correas murió de un shock hipovolémico, murió desangrado, no tuvo ninguna chance de supervivencia. La señora Cortéz va a conatar cuáles fueron las heridas que recibió ella, y que como consecuencia de eso perdió su carrera policial que recién iniciaba", detalló Guzzo.

Explicó que para le ley es lo mismo si García fue autor o participó del hecho: "No puede ser su excusa que él no se bajó o que no le disparó. Participó de una coautoría, que es hacer una sola cosa".

"Tenemos testigos presenciales quienes vieron toda la secuencia, va a venir personal de Policía Científica con lo que rescataron en el lugar del hecho, personal de Investigaciones quienes van a conatar con detalles por qué sabemos que García estaba allí con las otras personas. Todo el análisis de las armas y las 57 vainas en el lugar. Acribillaron a los funcionarios policiales para tratar de llevarse ese camión que sabían que era custodiado por policías, y sabían que iban a un enfrentamiento", explicó el fiscal jefe.

juicio por jurado blindado universidad maza defensor mariano servente.jpg
El abogado Mariano Servente, defensor de Víctor García.

El abogado Mariano Servente, defensor de Víctor García.

Mariano Servente, uno de los defensores de Víctor García, aseguró que no hay pruebas ni testigos que hayan identificado al acusado en el lugar del hecho, y tiró tierra sobre la prueba de la fiscalía respecto a las antenas de celulares y su ubicación.

Dijo que García era "la víctima de las penumbras", y sostuvo que la verdad real nunca se va a conocer, pero que debe haber una luz para que se comprenda qué pasó y que se sepa que la persona acusada no es más que una víctima.

"Se habla de clandestinidad cuando el juez Martearena negó la prisión preventiva y se le otorgó la libertad a García. En estos 12 años de 'clandestinidad' estuvo viviendo en Buenos Aires, donde votó, viajaba a Mendoza para ver a su nieta y en uno de esos viajes lo detuvieron en un micro, con un pasaje que estaba a su nombre y que había sacado con su documento. Llegó a Desaguadero, notaron una captura y lo detuvieron", explicó Servente.

"El desafío de este debate es encontrar la luz que no hay. Ninguna bala ni arma estaba en su casa, no hay testigos ni nadie da aproximación que este hombre estaba en el lugar. En el allanamiento en su casa no se le encontró nada, y las pruebas fueron desestimadas cuando se rechazó la prisión preventiva", agregó el defensor.

Y sumó: "Sufrió tres ACV en este tiempo. Debería estar en un hospital más que en la cárcel y se lo acusa que estuvo en un delito a pesar que no tenemos certeza que haya estado allí".

Antecedente

En septiembre de 2011 condenaron a Darío Alejandro Cantos y el ex policía Víctor Rubén Vargas, a prisión perpetua por homicidio criminis causa agravado por ser la víctima un funcionario policial y robo agravado en grado de tentativa.