Impedimento técnico

Marcos Herrero no salió del penal porque no consigue domicilio para cumplir el arresto

El Servicio Penitenciario le bochó la casa que había propuesto el adiestrador de perros ya que no tenía señal para la pulsera de rastreo satelital y por ahora no tiene alternativas

Cuando todo parecía indicar que Marcos Herrero iba a lograr salir del penal, una cuestión técnica terminó trabando la prisión domiciliaria. El adiestrador de perros acusado de plantar huesos y cartas cuando participaba de la búsqueda de Viviana Luna seguirá alojado en la cárcel.

El viernes pasado, el juez Gonzalo Guiñazú accedió a un pedido del abogado defensor para que la prisión preventiva que pesa en contra del rionegrino se morigere en un arresto domiciliario. Pero el magistrado impuso dos condiciones fundamentales: que rinda una fianza de $150.000 y que la casa donde quede alojado tenga aprobada la viabilidad técnica.

Marcos Herrero ofreció la casa de Matías Luna, hijo de Viviana Luna y víctima de sus estafas, ya que para la Fiscalía el adiestrador canino lo engañó al sacarle $150 mil pesos para realizar el rastrillaje donde terminó plantando pruebas. Las autoridades del Servicio Penitenciario se dirigieron hasta el inmueble ubicado en Los Corralitos, Guaymallén, pero no dieron el visto bueno.

Fuentes ligadas a la causa detallaron que la tobillera con un GPS que le iban a colocar al imputado para evitar que se fugue no tenía señal para funcionar en el lugar, por lo que no se logró superar las condiciones que impuso el juez.

viviana luna y ayelén luna 2.jpg
Los hijos de Viviana Luna siguen creyendo en Marcos Herrero.

Los hijos de Viviana Luna siguen creyendo en Marcos Herrero.

Marcos Herrero es oriundo de Río Negro

Al ser oriundo de Río Negro y no tener conocidos en Mendoza, parece complicado para Marcos Herrero conseguir otra persona que acepte la tutela y brinde su casa para el arresto domiciliario.

Otra opción es que la defensa del hombre solicite una nueva audiencia ante el juez para cambiar las condiciones del arresto domiciliario. Por ejemplo, se pueden solicitar un control mediante videollamadas en lugar de pulsera electrónica, aunque quedará sujeto al criterio del magistrado.

Lo cierto es que en los próximos días seguirá alojado en la cárcel hasta que busque alguna alternativa.

Mauricio Cardello 2.jpg
Mauricio Cardello, el abogado defensor de Marcos Herrero, buscará nuevas alternativas.

Mauricio Cardello, el abogado defensor de Marcos Herrero, buscará nuevas alternativas.

Pruebas falsas

El 29 de septiembre pasado, Marcos Herrero llegó a Mendoza para buscar a Viviana Luna, una mujer que está desaparecida desde 2016 en la zona de Potrerillos. El hombre fue contratado en forma privada por los hijos de la víctima ya que la Fiscalía no lo aceptó como perito oficial porque no está avalado por el Ministerio de Seguridad de la Nación.

Herrero se presentó en un hotel abandonado de Potrerillos que ya había sido inspeccionado por la Justicia local y en menos de media hora encontró partes de un cráneo y de un maxilar y una nota en un hotel que hacía referencia a Viviana Luna, a una red de trata de personas.

restos oseos viviana luna2.jpg
El día del rastrillaje en Potrerillos.

El día del rastrillaje en Potrerillos.

La sospecha sobre el accionar del perito privado comenzó a crecer cuando el Laboratorio de Huellas Genéticas determinó que el cráneo y el maxilar hallados en Potrerillos pertenecían a un varón. Ese mismo martes, el fiscal Pirrello se comunicó con personal de un juzgado ubicado en Río Gallegos, donde se investiga la desaparición de Marcela López (61). En esa causa Marcos Herrero encontró restos óseos con características muy similares a lo ocurrido en Mendoza: también estaban quemados, también eran partes de un cráneo y de un maxilar y no pertenecían a la mujer buscada. Finalmente una pericia determinó que pertenecían al mismo cadáver.

Marcos Herrero fue detenido el 3 de diciembre en su casa de Viedma, Río Negro. Un vecino declaró que durante el allanamiento arrojó un bolso por la medianera que también tenía varios restos óseos. Por otro lado, en un video del rastrillaje en Potrerillos se observó que el adiestrador de perros tenía un bulto en su chaleco que luego desapareció, por lo que se sospecha que allí ocultaba las pruebas que luego dijo encontrar.