Policiales Domingo, 29 de abril de 2018

Los padres del bebé que murió en Maipú ya están en la cárcel

La Justicia los imputó por el delito de homicidio agravado por el vínculo y arriesgan la pena de prisión perpetua.

Los padres de Brian Carmona, el bebé de un año y diez meses asesinado en Maipú, fueron imputados por homicidio agravado por el vínculo y ambos fueron trasladados ayer el penal. Es el segundo caso de maltrato infantil en apenas quince días.

Sergio Carmona (29) y Antonela Rivas (25) fueron imputados por el fiscal Carlos Torres, a cargo del caso, luego de que tras la necropsia se comprobara que el niño no había muerto por una enfermedad, como habían manifestado los padres, sino que el pequeño perdió la vida por un traumatismo en la zona de los intestinos provocado por un golpe intencional, lo que le generó un neumotórax.

Ambos arriesgan la pena de prisión perpetua por el artículo 80 del Código Penal, que expresa que se "impondrá reclusión perpetua o prisión perpetua al que matare a su ascendiente, descendiente, cónyuge o ex cónyuge".

Aunque ninguno de los padres declaró formalmente en el expediente, de manera informal trascendió que Sergio Carmona habría confesado que golpeó al niño porque tiró el televisor y lo rompió. A raíz de ese accidente, el padre le dio tal golpiza al pequeño que le ocasionó la muerte.

La novedad del caso surgió en las primeras horas del jueves, cuando los progenitores llamaron al 911 y ya el pequeño se encontraba agonizando en la finca donde viven, ubicada en la lateral norte del Acceso Este, a la altura de Rodeo del Medio.

Una ambulancia se dirigió hasta el lugar, pero los profesionales no pudieron hacer más que constatar el deceso del menor. A priori creyeron que se trataba de una broncoaspiración, dado que los padres relataron que en la noche del miércoles habían llevado a Brian al médico porque estaba enfermo y le suministraron un medicamento en forma de gotas.

El fiscal comenzó a investigar el caso pero con el primer avance de la necropsia tuvo motivos suficientes para desconfiar de la versión de los padres, ya que el Cuerpo Médico Forense encontró lesiones correspondientes a maltratos en el bebé. Los especialistas determinaron luego que, efectivamente, la muerte del niño fue provocada por golpes.

En la vivienda de la familia la policía encontró en un primer allanamiento realizado en la madrugada del viernes una escopeta calibre 16 con municiones y además secuestraron el acta de nacimiento de la víctima.

Horas después se realizó otro procedimiento donde sí se logró detener a Sergio Carmona (29) y Antonela Rivas (25), quienes quedaron a disposición del fiscal y fueron imputados ayer por homicidio agravado por el vínculo.

A los investigadores les llamó la atención que tras la muerte del pequeño su madre publicó una foto de él en Facebook con un mensaje religioso destinado a Dios con la leyenda "sólo Dios conoce mi camino, sólo él sabe mi destino, en sus manos está mi futuro". Además, en el perfil de Sergio hubo una veintena de comentarios insultando a los padres por haber asesinado a su pequeño hijo.