Miles de dólares y 22 allanamientos

Los lujos por los que cayeron los dos jefes de las presuntas cuevas cambiarias de Mendoza

El operativo estuvo a cargo de la Policía contra el Narcotráfico (PCN). Según los investigadores, los jóvenes de 25 y 26 años usaban tecnología de punta para monitorear sus "negocios"

"Empezaron a crecer fuerte en lo económico durante la pandemia. Llamó la atención que mientras hace unos meses vivían en un barrio modesto de Godoy Cruz, ahora se habían mudado a barrios cerrados, con autos de lujo", contó uno de los consultados por Diario UNO.

Los jóvenes regenteaban, además de las joyerías que -según la acusación- eran en realidad cuevas cambiarias, dos boliches y un bar. Eso sí: desde la Justicia Federal apuntaron que todavía falta producir prueba y que sería inoportuno dar por confirmado ni descartar ningún delito.

El bar en cuestión es "La Rosa Club" (Catamarca 53) y los locales bailables son uno que lleva el mismo nombre y se ubica en el kilómetro 26 de la Ruta 82, en Luján de Cuyo; y otro más conocido, Praga (Godoy Cruz 318, Ciudad).

La-Rosa-Cannella editado.jpg
Dos de los negocios clausurados el miércoles.

Dos de los negocios clausurados el miércoles.

Por lo que se sabe hasta ahora, el caso arrancó hace un año. Un vecino comunicó a la Policía que notaba movimientos extraños en cierta zona del radio céntrico y eso derivó en una causa del Juzgado Federal 3, a cargo del juez Marcelo Garnica y la Secretaria Penal “E”, donde trabaja la doctora Ivana Aramendi.

►TE PUEDE INTERESAR: Agostina Trigo fue asesinada de cuatro puñaladas en su pecho y golpes en la cabeza

Cómo funcionaban las cuevas

Entre las 74 personas que fueron identificadas durante el operativo del miércoles estarían los distintos eslabones de una estructura cuyo funcionamiento se encuentra bajo análisis.

Se supone que además de los jefes estaban -casi al mismo nivel- los financistas, una capa de individuos dedicados al transporte y almacenamiento de dinero, gente de seguridad, los arbolitos y hasta una presunta red de testaferros que permitían a la organización alquilar o comprar propiedades sin que aparecieran los nombres de los responsables.

Lo primero que llamó la atención de los pesquisas fue que en plena pandemia las empresas de los dos muchachos se multiplicaron, integrando nuevas sociedades bajo la razón social "Stefano Cannella" y "Vía Roma".

Stefano Cannella.jpg
Una de las imágenes que la empresa Stefano Cannella difunde en sus perfiles de redes sociales.

Una de las imágenes que la empresa Stefano Cannella difunde en sus perfiles de redes sociales.

Incluso formaron sociedades con terceras personas para ampliar sus "emprendimientos". Desde la AFIP y la Dirección General de Aduanas (DGA) ya venían detectando inconsistencias en el crecimiento patrimonial, lo que se añadía a un seguimiento de los contactos telefónicos que comprometían a los sujetos.

"Se mudaron a casas de lujo, se investiga si compraron autos de miles de dólares en cash. Era un cambio muy ostentoso el de estos pibes", precisó otra fuente.

joyería dólares (1).jpg

"Joyería desde 1970", se lee en uno de los frentes. La Justicia investiga si además de esa actividad se realizaban otras fuera del marco legal.

Una hipótesis

Los sabuesos conjeturan que las joyerías no eran tales. En la puerta, de hecho -como en tantos puntos del centro por estos días- pululaban los "arbolitos" ofreciendo divisas.

Por eso también se involucraron empleados de la Dirección de Inspección de Comercio de la Municipalidad de Capital, que clausuraron seis de esos negocios por no cumplir con las tareas para las que estaban habilitados.

Dato de color: una de las joyerías, ubicada sobre calle San Juan, ya estaba clausurada por la municipalidad. No obstante, parece que los sospechosos se las habían arreglado para ingresar desde el bar La Rosa, que está al lado, sobre calle Catamarca.

En el interior de cinco de las siete joyerías había "trampas": muebles con falso fondo o paredes huecas con una traba. Ante cualquier alerta, los involucrados escondían el dinero ahí, de forma que la llegada de desconocidos no los sorprendiera con plata entre manos.

Por otra parte, cada local tenía una ventanilla de contacto con el público, pero del otro lado no estaba el dinero, sino que había una segunda ventanilla desde donde salía la plata. De esta forma, el dinero estaba doblemente protegido ante cualquier robo o presencia sospechosa.

►TE PUEDE INTERESAR: Cayó un meteorito en la cordillera: los videos del hecho que asustó a los mendocinos

El centro de monitoreo y los estudios contables

Pero más allá de esta intrincada red operativa, se encontró que los sospechosos tenían un "centro de monitoreo" desde donde visualizaban cada uno de los lugares en los que operaban.

Según pudo saber UNO, había cámaras en casi todos los puntos donde se habría producido la venta de divisas, y en el centro de controles se ubicaban varias pantallas desde las que podían verse los más mínimos movimientos.

Sumado a todo esto, se detectó que la organización trabajaba con dos estudios contables que fueron allanados y donde se secuestró documentación.

►TE PUEDE INTERESAR: Héctor Bonarrico presentó un escrito para dar su versión en la causa de presunto fraude al Estado

El operativo

A las 11.30 del miércoles, el aire en el centro se cortaba con un serrucho.

Ahí estaban los entre ochenta y noventa efectivos de Lucha contra el Narcotráfico de la Policía de Mendoza (PCN), que se iban acercando a los veintidós inmuebles apuntados por los pesquisas.

Muchos de los agentes -alrededor de un 20%- estaban encubiertos para no llamar la atención.

Tenían que esperar: si actuaban temprano, era posible que no encontraban pruebas del movimiento diario que llevan adelante las cuevas de cambio. Se trata de una actividad que arranca tarde, porque necesita obtener las primeras cotizaciones que llegan desde Buenos Aires.

"La gente que andaba por ahí pensó que era un robo o algo así" "La gente que andaba por ahí pensó que era un robo o algo así"

"De un momento a otro los policías activaron. Pero como algunos no estaban con el uniforme, la gente que andaba por ahí pensó al principio que se trataba de un robo o algo así, y querían defender a los 'comerciantes'", recordó un testigo del hecho.

Los arbolitos y los patovicas fueron los más difíciles de reducir: algunos porque forcejearon y otros porque intentaron salir corriendo por las calles aledañas.

Alrededor de las 18, cuando se dio por terminado el operativo, estaban clausurados -entre otros lugares- una "joyería" en calle Las Heras al 260, tres sobre calle Catamarca y dos que están en las inmediaciones de Espejo y 9 de julio.

Embed

Balance

Se identificó a 74 personas y se secuestraron $4.100.000, U$S49.900, 7.480 euros, 19 máquinas de contar dinero, 2 armas de fuego con cartuchos, 41 dispositivos electrónicos, 11 equipos informáticos, 4 balanzas, seis plantas de marihuana, pastillas de éxtasis y cartuchos vaporizadores de THC.

armas joyerías 2.jpg
Una de las armas secuestradas durante los operativos.

Una de las armas secuestradas durante los operativos.

No hubo arrestos. Para saber si alguien quedará detenido habrá que esperar el avance del expediente, que involucra la presunta comisión de contrabando, infracciones a la ley cambiaria y comercio de estupefacientes.

"Falta producir mucha prueba -insistió una voz de la Justicia Federal en diálogo con UNO-. Es preferible manejarse con cautela, porque es indispensable recibir informes de diversos organismos financieros que demostrarán si efectivamente se cometieron ilícitos".

Que se sepa, los boliches y el bar no fueron clausurados. Sólo se los allanó en busca de más información sobre la causa.

  • Se recuerda a la población que puede llamar a los números telefónicos denominados “Fonodrogas” 0800 800 37642, con atención las 24 horas del día. Son canales de comunicación totalmente anónimos.

►TE PUEDE INTERESAR: Silvina Batakis sobre el derecho a viajar al exterior: "Colisiona con la generación de trabajo"

Temas relacionados: