Policiales Miércoles, 18 de abril de 2018

Lo condenaron a 13 años por intentar asesinar a su ex

También estaba acusado por lesiones graves contra la hija de esta y su novio, y amenazas con arma de fuego. Fue en San Rafael.

José Luis Merlo, acusado por tentativa de homicidio contra su ex pareja, lesiones graves contra la hija de esta y su novio, y amenazas con arma de fuego en el contexto de violencia de género, fue condenado a 13 años de prisión efectiva. Los hechos ocurrieron en San Rafael.

La sentencia se leyó pasadas las 9, luego de un altercado en el que participó Merlo, quien intentó darle un cabezazo a la cámara de fotos de un periodista.

Este episodio atrasó la lectura del fallo, que fue programado para este martes luego de los alegatos que se dieron a conocer la semana pasada, cuando el fiscal de Cámara Victor Giambastiani pidió 14 años de condena y la defensa le solicitó 5 años a la jueza María Eugenia Laigle.

La magistrada acompañó la postura del fiscal y condenó en ambas causas. Merlo escuchó con tranquilidad el fallo oficial y ni siquiera cruzó miradas con la hija de su ex pareja, que se sentó a unos metros de él.

Apenas terminó la audiencia, Yvón Quiroga, hija de quien fuera novia del imputado y víctima de uno de los hechos, estalló en llantos y se abrazó con una amiga que la acompañó durante la lectura de la sentencia.

Finalizado el juicio hizo declaraciones y se mostró satisfecha por la condena y señaló que "ahora vamos a vivir con más tranquilidad".

Es que para Yvón y su familia comienza una nueva etapa luego de varios años de agresiones y violencia entre su madre y Merlo, que incluyeron una condena previa de un año y seis meses por violencia de género.

Este antecedente fue tomado en cuenta por la jueza, que en su fallo hizo hincapié en reiterancia de los delitos. Los abogados de la defensa, Ignacio Fajardo y Ricardo Tosetto, anticiparon que van a esperar a leer los fundamentos del fallo, que se darán a conocer en 5 días hábiles, y es muy posible que apelen la decisión de la magistrada.

En ese sentido, aseguraron que "hubo demasiado rigor procesal con la causa de las amenazas, que no fueron probadas porque nunca apareció el arma, y consideraron excesiva la pena". Asimismo, señalaron que "es probable que Merlo pueda volver a atentar contra su propia vida como lo hizo en otras oportunidades".