El 17 de enero, cuando Mendoza todavía no se recuperaba del cimbronazo por el crimen de Florencia Romano ocurrido un mes atrás, la provincia se vio conmocionada por un nuevo femicidio en Ugarteche. Mercedes Zárate (28) fue brutalmente golpeada y apuñalada. Este miércoles, el único sospechoso del caso quedó aún más complicado.

El fiscal de Homicidios Carlos Torres se presentó ante una jueza en horas de la tarde y defendió su investigación, que pese a llevar pocos días está bastante encaminada. Las pruebas que logró recolectar comprometen a Roberto López (19), a quien le dictaron la prisión preventiva.

Te puede interesar...

La jueza Patricia Alonso ordenó que quede alojado en el penal mientras avanza la causa. Si no hay sorpresas, esa será su situación hasta que un juicio por jurado defina si es culpable o inocente. Si se concreta la primera alternativa, recibirá la pena de prisión perpetua por homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género.

Marcha por Mercedes.jpg

Para pedir la preventiva, el fiscal Torres hizo una breve reconstrucción del femicidio en Ugarteche y enumeró las evidencias que tiene contra Roberto López. Pero son tres en particular la que más lo comprometen al vecino de Mercedes Zárate.

Por un lado, la versión que aportó el hijo de la víctima fatal, de tan solo 9 años. El niño aseguró que fue "el Roberto" quien atacó a su madre aquel 17 de enero. El menor estaba en el domicilio del barrio Tierra, Sol y Luna al momento del ataque e incluso también fue víctima de una agresión pero logró sobrevivir. Roberto López está imputado por intentar matar al pequeño para garantizarse la impunidad de femicidio en Ugarteche.

Por otro lado, al momento de ser detenido el sospechoso se había cambiado la ropa. Pero los investigadores policiales encontraron unas prendas de ropa debajo del colchón de la cama que tenían manchas hemáticas. Los cotejos confirmaron que esa sangre era de Mercedes Zárate.