Policiales Viernes, 12 de octubre de 2018

La Policía, en alerta: al menos 5 entraderas en una noche 

Se registraron en toda Mendoza. Los ladrones usaron el mismo modus operandi. En varios casos las víctimas fueron ancianos. Robaron grandes sumas de dinero.

Al menos 5 entraderas y asaltos violentos se registraron durante la noche del jueves y la madrugada de este viernes en toda Mendoza. Las autoridades del Ministerio de Seguridad están en alerta por la cantidad de hechos que se registran a diario.

En muchos de estos hechos, los asaltantes seleccionan a personas mayores de edad, quienes suelen tener sumas importantes de dinero en sus casas, y son más vulnerables, aunque los ladrones no controlan su agresividad y atemorizan a sus víctimas.

Uno de los hechos registrado en la noche del jueves fue en la calle Rodríguez y Olegario Andrade, de la Quinta Sección, pasadas las 22.30.

Allí un hombre de 68 años fue atacado por al menos cuatro delincuentes que lo amenazaron con armas de fuego dentro de su casa.

Lo maniataron y revolvieron toda su casa en busca de elementos de valor. Le robaron 60 mil pesos, un revólver calibre 32 cargado, celular y otros elementos de valor.

Cuando los malvivientes escaparon, la víctima pidió auxilio y alertaron a la Policía, quienes montaron un operativo y en calle Belgrano y Luziriaga atraparon a uno de los autores. Además, recuperaron casi 20 mil pesos de lo robado.

El detenido es un chico de 19 años, oriundo de Córdoba, quien quedó detenido a disposición de la Justicia.

Solo a cinco cuadras de ese hecho, delincuentes cometieron otro asalto una hora y media más tarde, iniciada la madrugada de este viernes.

En este caso las víctimas fueron una mujer de 87 años, su hija de 53 años y la nieta de 20 años, quienes estaban en su casa de calle Olegario Andrade y Huarpes, de la Quinta Sección, en Capital.

Las tres mujeres fueron atacadas por tres hombres que entraron a la casa a la fuerza, y las amenazaron para que se tiraran al suelo y no los miraran.

A estas víctimas les robaron 5 mil pesos, 4 mil euros, joyas, celulares, computadoras y otros elementos de valor.

Los bandidos escaparon sin dejar rastros, ya que en esta oportunidad la Policía no logró capturar a ninguno.

Otro hecho fue en San Rafael, en calle Avellaneda al 200, donde vive un matrimonio de 78 años cada uno.

A las 23 el hombre salió para cerrar las rejas de la casa y fue sorprendido por tres hombres que a punta de pistola lo obligaron a entrar a la vivienda.

Una vez en el interior, lo golpearon para que no se resistiera más, y lo ataron de pies y manos junto a su esposa.

A ellos le robaron 2 mil dólares, 500 euros, 4 mil pesos, y las alianzas de oro.

Cuando los ladrones se fueron de allí, pidieron ayuda y a los pocos minutos llegó la Policía y una ambulancia del Servicio de Emergencias Coordinado, cuyo médico decidió trasladar al hombre al Hospital Schestakow por la cantidad de golpes que había sufrido por parte de los asaltantes.

A las 3 de este viernes se registró otra entradera en el barrio Cadore, de Guaymallén, donde un hombre y su esposa, ambos de 49 años, dormían.

En este caso también fueron tres ladrones que rompieron una pared de durlok por la que ingresaron a la vivienda.

Siempre con el mismo modus operandi, los agresores apuntaron a las víctimas con armas de fuego y los maniataron.

Luego de buscar por todos lados, escaparon con un botín de 5 mil dólares, 40 mil pesos, celulares, un televisor y otros elementos.

Tampoco hay detenidos en este atraco.

El último de los hechos que este portal tuvo conocimiento ocurrió en San Martín, en la calle Sargento Cabral al 600, donde una mujer de 83 años vive sola.

A las 4 de la madrugada dos hombres entraron tras forzar una ventana. Al encontrarla en la habitación donde dormía, la golpearon y le robaron un televisor, alianzas de oro y escaparon.

La mujer fue encontrada en muy mal estado cerca de las 7 por su hija que llegó a la casa.

Ahí recién llamaron a la Policía, por lo que no encontraron a los ladrones. La víctima debió ser trasladada al Hospital Perrupato por las heridas que le provocaron los cacos.