Policiales Sábado, 4 de agosto de 2018

La palabra del padre Lalo tras la denuncia de abuso en Murialdo

La víctima es una nena de 4 años, que le contó a su mamá que en el baño del colegio un hombre la había manoseado.

Movilizados. Los padres de la sala de 4, luego de la reunión y de que les dieran el comunicado. (UNO - luis amieva)

Suma preocupación ha generado en la comunidad educativa del colegio Leonardo Murialdo la denuncia judicial que indica que una nena de 4 años que asiste a la institución fue abusada en el baño de la escuela. Los dichos de la menor pondrían bajo sospecha a un celador, aunque hasta anoche no había detenidos. Hubo revuelo entre los padres, que ayer no mandaron a sus hijos a la escuela y exigieron mayores medidas de seguridad por eventuales casos como estos.

El inicio de esta investigación fue durante la noche del jueves. Según consta en la denuncia penal efectuada en la Oficina Fiscal 9, la pequeña le habría hecho la confesión a su madre mientras ella la cambiaba y cuando ésta advirtió de que no tenía la bombacha. Ahí la niña le dijo que un hombre la manoseó en los sanitarios de la escuela. Esto habría ocurrido en el turno de la tarde.

La víctima no pudo identificar al agresor, pero sí describió que tendría ropa como la que usan los celadoras. En horas de la madrugada los auxiliares de la Justicia ya se disponían para las primeras medidas, y en la mañana personal policial y de la fiscalía llegó al colegio. En ese momento se notificaron las autoridades de Murialdo.

Los pesquisas se llevaron todas las grabaciones de las cámaras internas del establecimiento para observar los movimientos y buscar algo sospechoso en la zona de los baños de las salas de 4 y 5 años.

El relevamiento de las imágenes será clave, ya que desde el colegio aseguran que en este sector no hay personal masculino y que hay dos celadoras. UNO pudo saber que habitualmente un hombre es quien hace las veces de portero en la calle Lateral Norte del Acceso Este, por donde ingresan los alumnos del Nivel Inicial.

Desde Murialdo señalan que en estos días no hubo gente ajena al lugar, haciendo por ejemplo alguna refacción o reparación.

El viernes declararon las dos maestras de la niña involucrada y la Dirección General de Escuelas (DGE) solicitó todos los legajos de los trabajadores para aportarlos a la Justicia.

La menor pasó varias horas en el hospital Notti siendo sometida a estudios. Se encuentra en buen estado y por la noche recibió el alta.

En el sanatorio infantil se hicieron peritajes importantes, que podrían confirmar o descartar un acceso carnal en el abuso. Estos resultados no trascendieron ayer, en el marco de una causa que se encuentra bajo secreto de sumario.

En el caso de que hayan sido tocamientos (abuso simple), serán fundamentales las pericias psicológicas de la víctima para corroborar sus dichos. La fiscal Cecilia Bignert, de Delitos contra la Integridad Sexual, está a cargo de la investigación.

Padres muy enojados

Lógicamente, la jornada de ayer no fue una más para el colegio en Guaymallén. Muchos padres se agolparon ante docentes y directivos para saber qué ocurría.

En la sala a la que asiste la víctima no hubo clases, ya que los progenitores decidieron no mandar a sus hijos. Sí se hicieron presentes en la tarde para pedir explicaciones, y cuentan que la reunión fue bastante subida de tono.

Tras horas de diálogos, los padres se retiraron con un documento emitido por las autoridades en el cual se comprometían a brindar mayores medidas de seguridad. La institución aseguró que se incrementará el personal docente contratado para monitorear patios, galerías y los sectores cercanos a los baños, que se colocarán cámaras de seguridad en el Nivel Inicial que enfocarán el ingreso a los sanitarios y que contarán con personal de seguridad ubicado en las puertas para que se extremen los controles de ingreso y egreso.

Del círculo íntimo de la nena estuvo ayer en la escuela su padrino y la madre mantuvo contactos telefónicos con el padre Lalo, representante legal de Murialdo.

"A quien abusó que lo arresten y pague por lo que hizo"

Sorprendido y hasta desorientado porque su institución ha quedado en el centro de una investigación por una grave denuncia, Jorge Carreras, conocido como el padre Lalo, enfrentó la situación en su rol de representante legal.

El directivo se mostró a disposición de la Justicia y de la víctima. "Realmente sabemos muy poco porque está bajo secreto de sumario. No descarto nada, quizás fue alguien de acá o alguien que entró e hizo esto. Queremos que se sepa la verdad y por eso abrí la escuela y entregué todo para que investiguen. No vamos a ocultar nada", aseguró.

"A quien abusó, que dé la cara, que lo arresten y pague por lo que hizo. El dolor acá es para la nena, que llevará este trauma toda la vida", agregó Lalo, y señaló que ellos no tienen sospechas contra nadie y que se toman todas las medidas de seguridad, como por ejemplo hacer arreglos y reparaciones en horarios en los cuales no hay alumnos.

Respecto al enojo de los padres y al protocolo que firmaron expresó: "Vinieron a pedir respuestas. Por ahí estuvieron algo agresivos, pero se fueron más tranquilos. El colegio es seguro, tiene 32 cámaras, alarmas y rejas. Aunque puede pasar esto, no lo niego".

"La postura de la escuela será acompañar a la chiquita y a su familia. Estamos a disposición de ellos y de la Justicia", finalizó Carreras. Las actividades serán normales la semana que viene en el establecimiento.

Dejanos tu comentario