Diario Uno > Policiales > Mujer

La mujer que murió en una entradera fue asfixiada durante el asalto

La mujer de 62 años que murió durante una entradera en Merlo, fue víctima de homicidio al ser asfixiada, de acuerdo a la autopsia y no por un paro cardíaco

La mujer de 62 años que murió este lunes luego de que cuatro delincuentes asaltaron a su hijo bajo la modalidad de entradera en su casa de la localidad bonaerense de Merlo, fue víctima de homicidio. A través de la autopsia se comprobó que fue asfixiada, informaron este miércoles fuentes judiciales.

En un primer momento, los pesquisas creyeron que la víctima, Carmen López de Vargas, de 62 años, que tenía problemas cardiacos, había fallecido de un infarto como consecuencia del hecho violento que había padecido junto a su familia.

Te puede interesar...

Con los resultados de la autopsia, los investigadores determinaron que la mujer murió por sofocamiento, lo que que ocasionó una asfixia y produjo un paro cardiorrespiratorio traumático.

Según fuentes con acceso al expediente, los investigadores realizan las tareas de campo pertinentes, como la recoleccción de testimonios de los familiares que estuvieron presentes, para determinar como fue la mecánica del hecho y cuál fue la acción que produjo la muerte de López de Vargas.

En base a la prueba producida, la calificación de la causa cambió, paso de ser un hecho investigado como “homicidio en ocasión de robo” a “homicidio criminis causa en concurso con el delito de robo agravado por el uso de arma de fuego”, precisaron fuentes judiciales.

El hecho ocurrió, alrededor de las 6 de este lunes, en una vivienda situada en calles Koch y Cerviño, en la mencionada localidad del oeste del conurbano, donde residía López de Vargas junto a su familia.

Según las fuentes, todo comenzó cuando Rodrigo Vargas, hijo de la mujer, sacaba su automóvil para ir a su trabajo, y cuando se disponía a cerrar el portón fue abordado por cuatro delincuentes con fines de robo.

Los asaltantes irrumpieron luego en el interior del domicilio donde redujeron al hijo y sus padres, a quienes maniataron con precintos, golpearon y amenazaron de muerte, dijeron los informantes.

En tanto, los delincuentes escaparon y son buscados por los investigadores policiales y judiciales.

La causa quedó a cargo del fiscal Fernando Siguier Rodríguez, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 de Morón.