Policiales Jueves, 1 de noviembre de 2018

La muerte de la mujer policía preocupa a las autoridades

En el Ministerio de Seguridad la muerte de la oficial principal Claudia González encendió una luz de alerta.

La muerte de la oficial inspector de la Policía de Mendoza Claudia Lourdes González, ocurrida en la noche del martes último, preocupa a las autoridades del Ministerio de Seguridad, que por estas horas trabajan junto a la Fiscalía de Homicidios para tratar de esclarecer lo antes posible el hecho.

Desde el momento que se conoció que en la casa de la calle Bufano al 3400 de Ciudad, había sido encontrado el cuerpo de la mujer con heridas cortantes en el tórax y en las muñecas, la fiscal Claudia Ríos se puso al frente de la investigación.

Más allá de que todo apunta a que se trató de un caso de suicidio, en las últimas horas desde el Ministerio Público Fiscal se informó que la causa ha quedado caratulada como "averiguación muerte", que se encuentra en estricto secreto de sumario y que "no hay detenidos ni demorados", aclarándose que Ríos no va a hacer ningún tipo de declaración por el momento.

La fiscal de Homicidios espera para las próximas horas el informe preliminar del Cuerpo Médico Forense, ya que en caso de confirmarse que se trató de un suicidio quedará descartada cualquier acción penal.

Claudia González, de 41 años, fue encontrada por su su pareja, Claudio Méndez, quien es policía retirado, y al ver la gravedad de las heridas que presentaba, la trasladó en su automóvil al hospital Lagomaggione, donde ella murió en el quirófano.

Méndez había quedado demorado a disposición de la Justicia, pero con el correr de las horas y luego de las primeras conclusiones a partir del trabajo de Policía Científica en el lugar del hecho, quedó fuera de la investigación. Es que la muerte de su pareja le produjo un estado de profunda conmoción, y hasta debió ser medicado.

Una fuente de la investigación confió que las heridas que presentaba en el tórax, la mayoría fueron provocadas en la zona izquierda del pecho, algo que coincide con que la víctima era diestra y pudo autolesionarse con mayor facilidad.

González, madre de cinco hijos, uno de ellos en edad escolar primaria, se desempeñaba en la Policía Vial, en una dependencia de Licencias de Conducir, y de acuerdo a algunos testigos, se encontraba bajo tratamiento psiquiátrico al haber presentado un cuatro depresivo.

Inclusive, la dueña de la casa que la familia alquilaba, la había visto en los últimos meses algo desmejorada, mientras que algunos vecinos confiaron que la mujer policía había tenido al menos otros tres intentos de suicidio a través de autolesiones, por lo que las autoridades del Ministerio de Seguridad le habían retirado el arma reglamentaria.

También había intentado quitarse la vida arrojándose al vacío desde el techo de una comisaría en la que se desempeñaba, y por ese antecedente, sus superiores decidieron que fuera destinada a una dependencia de la Policía Vial.

Más noticias