Policiales Miércoles, 14 de noviembre de 2018

La estrategia de Alberto Petean para evitar la perpetua

Los argumentos por los cuales el hombre acusado de atropellar y matar a dos policías quiere cambiar la calificación de la causa.

Desde fines de mayo pasado, Alberto Sebastián Petean Pocoví (33) es el triste protagonista de uno de los hechos policiales más conmocionantes de los últimos años: apuñaló a su pareja y cuando se fugaba atropelló y mató a dos policías. Casi desde esos días, la defensa busca cambiar la calificación de la causa y evitar una potencial condena a prisión perpetua. ¿Cuáles son los argumentos de los abogados?

La semana pasada, la juez Érica Sánchez rechazó el planteo del acusado considerando que no es el momento para realizarlos, sino que debe ser cuando se solicite la elevación a juicio de la causa. Los letrados Edgardo Izura y Cristian Vaira Leyton ahora insistirán en una instancia superior, ante un juez de un Tribunal Penal. Hasta ahora, la nueva audiencia no tiene fecha.

No mató a los policías para ocultar otro hecho

Con respecto a las muertes de Jorge Carlos Cussi (32) y Daniel Ríos (40), el fiscal de Homicidios Carlos Torres imputó al sospechoso por homicidio agravado por la condición de funcionarios policiales de las víctimas y criminis causa. Este último punto indica que el hombre ultimó a los uniformados para ocultar otro delito, en este caso, el haber apuñalado a su pareja minutos antes.

Los abogados defensores plantearon que no fue así. Para esto se basaron en un dato clave: cuando Petean salió del domicilio en Maipú donde hirió a la mujer embarazada se cruzó con la madre y la abuela de la víctima. "Si eran testigos casi presenciales, ¿no debería haber ejecutado alguna actividad con ellos", argumentaron. En otras palabras, si el hombre en verdad quería garantizar la impunidad del ataque debería haber silenciado también a estas dos personas.

Incluso señalaron que el hombre arrojó el cuchillo con el que presuntamente cometió las heridas a la mujer a los pocos metros del lugar, es decir, ni se ocupó de ocultar el arma.

Si la Justicia le da la derecha a esta tesis, se quitará la figura del criminis causa, una de las que supone la única pena de prisión perpetua.

No tuvo intención de atropellar a los policías

Para los representantes legales de la defensa los hechos de apuñalar a su mujer y ocasionar la muerte de los policías son independientes y no tuvieron conexión ideológica en la mente de Petean.

En su escrito presentado ante la Justicia, señalaron que se contaminó la escena de los hechos y los testimonios de los efectivos policiales que participaron del operativo apuntan a direccionar la causa para demostrar la intención homicida.

La estrategia defensiva sostiene que el hombre perdió el control de la camioneta en la que huía debido a su estado: no sólo había consumido 20 veces más cocaína del límite establecido para sufrir alteraciones mentales sino que los policías que lo perseguían le dispararon en reiteradas ocasiones.

Para los abogados, una prueba clave de esto es una grabación de la cámara de seguridad ubicada en el destacamento policial de Blanco Encalada donde se escuchan varias detonaciones de armas de fuego antes de la colisión.

Con estos, y otros argumentos, se busca desacreditar la figura del homicidio agravado por la condición de funcionarios policiales de las víctimas, figura que también supone una condena a la máxima pena que establece el Código Penal.

Para los abogados de Petean se trató de un homicidio culposo agravado por conducir a alta velocidad, bajo el efecto de estupefacientes, violando señales de tránsito, con culpa temeraria y por ser más de una las víctimas fatales. Esta calificación prevé de 3 a 6 años de prisión.

Más noticias