La investigación por el crimen en Guaymallén de Hilda Elvira Vedia (48) tuvo una buena y una mala en los últimos días. Un juez confirmó que uno de los imputados en el expediente continúe alojado en el penal arriesgando una potencial condena a prisión perpetua, pero al mismo tiempo ordenó la libertad de su presunto cómplice por falta de pruebas.

Agustín Tomás Rojos (20) y Roberto Daniel Becerra (27) se encuentran detenidos desde los últimos días de julio pasado, semanas después de que la preceptora fue baleada y días antes de que perdió la vida tras casi tres semanas de estar internada -ver más abajo-. La fiscal de Homicidios Claudia Ríos los tiene imputados por homicidio criminis causa, el primero de ellos como autor y el segundo como instigador. Ambos arriesgan la misma pena: prisión perpetua. Sin embargo, el mayor de los sospechosos fue beneficiado el viernes pasado.

Seguir leyendo

Se realizó una audiencia ante el juez Juan Manuel Pina ya que la fiscal solicitó que continúen detenidos mientras avanza la investigación. Si bien el magistrado le dictó la prisión preventiva a Rojos, también ordenó la libertad de Becerra previo pago de una caución de 150 mil pesos, según detallaron fuentes judiciales.

Es que Rojos está comprometido por varias evidencias. Por un lado, en el lugar del hecho se encontró una gorra que tenía celulas epiteliales que fueron cotejadas con la base de datos del Laboratorio Genético y el resultado fue un match positivo con el ADN del joven. Además, el hijo de Elvira Vedia, que presenció el crimen en Guaymallén, aseguró que el autor del disparo tenía puesta una campera verde de la selección de México y Agustín Rojos tiene una similar con la cual subió una foto en su perfil de Facebook.

Agustín Rojos.jpg
La foto con la campera de México que complica al joven de Rodeo de la Cruz.

La foto con la campera de México que complica al joven de Rodeo de la Cruz.

Respecto a Becerra, el testimonio del hijo de la preceptora era la prueba que lo complicaba ya que el joven aseguró que tenía sospechas de que había sido el autor intelectual. Pero para el juez Pina esta prueba no es suficiente para sostener una detención -aunque sí seguirá imputado e investigado en el caso- ya que no brindo detalles sobre cómo ni por qué habría instigado el hecho de sangre.

Crimen en Guaymallén

El 13 de julio pasado, tres sujetos llegaron a una vivienda ubicada en el barrio Covimet, más precisamente sobre calle Alberti de Rodeo de la Cruz. La idea era ingresar a la propiedad para cometer un asalto. Se cree que los delincuentes iban en busca de frascos de marihuana que habían cosechado hace poco los jóvenes que viven en el domicilio. Sin embargo, la peor parte se la llevó su madre, Elvira Vedia.

Hilda Elvira Vedia.jpg
La víctima del crimen en Guaymallén ocurrido en Rodeo de la Cruz.

La víctima del crimen en Guaymallén ocurrido en Rodeo de la Cruz.

La preceptora de 48 años intentó resistir el ataque de los delincuentes pero uno de ellos se subió al portón y desde allí efectuó un disparo que impactó en el tórax de la mujer. Elvira Vedia quedó internada en el Hospital Central y terminó muriendo el 30 de julio siguiente.

Agustín Rojos y Daniel Becerra fueron detenidos el 27 y 24 de julio, respectivamente, tras allanamientos que se realizaron en el barrio Lapalaya, también ubicado en Rodeo de la Cruz.