Policiales Domingo, 16 de septiembre de 2018

Juicio por Lucas Carrazco: "El caso tiene dos víctimas"

El padre del hincha de la Lepra se refirió al homicidio de su hijo y al suicidio de su esposa tras 4 años de esperar el esclarecimiento judicial.

Terminó la primera semana del segundo juicio que se realiza por la muerte de Lucas Carrazco (22), el hincha de Independiente Rivadavia que murió en el 2014 como consecuencia del disparo de un policía, en medio de disturbios tras un partido de fútbol suspendido. La causa ha tenido idas y vueltas y varias postergaciones, pero ahora la familia del joven está esperanzada en encontrar justicia y algo de paz. El auxiliar Diego Guzmán (28) está en el banquillo de los acusados.

"El caso tuvo dos víctimas. Mi hijo Lucas y mi esposa, Viviana, que se quitó la vida por la injusticia de la Justicia. Ella no pudo soportar todo este proceso". Así comienza la charla con UNO Daniel Carrazco, el papá de Lucas, al finalizar una audiencia del debate, que seguirá el martes.

Los últimos cuatro años para este hombre han sido muy difíciles. La pérdida de su hijo en un hecho que para él se enmarca en un suceso de gatillo fácil, un primer juicio impune, la pérdida de una segunda vida al no tener consuelo y este momento en el que parece que por fin cerrará una parte de la historia.

"Siento que este nuevo juicio viene bien. El objetivo es cambiar la carátula de la causa -ver aparte-, pero eso lo sabremos más adelante. Noto que los jueces de ahora no tienen compromisos con el Gobierno, son gente seria que quiere ver la realidad y llegar a la verdad", expresó Daniel.

Carrazco padre todavía no comprende por qué se cayó el primer debate cuando estaba por finalizar y cerca de la sentencia. "Fue una falta de respeto de esos jueces. Nunca me dieron una respuesta", aclaró.

A mediados del 2016 debían realizarse los alegatos, pero por cuestiones de salud dos de los magistrados se ausentaron en diferentes audiencias, y así se cumplieron 15 hábiles entre una jornada y otra. Ante esto el Código Procesal Penal establece que el juicio debe ser anulado y se debe realizar uno nuevo. El tribunal en aquel proceso lo conformaron José Valerio, Arlington Uliarte y Ramón Ariel Spektor.

-Después de cuatro años, ¿tiene claro cómo fueron los hechos?

-Policías estaban reprimiendo a unas 80 personas. Lucas iba resguardando a su hermano y le pegaron cuando estaba de espaldas. Los testigos que declararon quedaron asombrados de la represión, dicen que fue tremenda. No distinguían ni a las mujeres.

-¿Cómo recuerda a Lucas?

-Era un chico feliz y muy solidario. Trabajaba conmigo, era mi hijo y mi amigo. Independiente era su pasión. Yo sigo yendo a la cancha porque siento que tengo que estar ahí, necesito ver su imagen pintada en la tribuna.

-¿De qué manera afronta este juicio tras tantas postergaciones?

-Estoy fuerte. Todos en mi familia nos preparamos y no vamos a bajar los brazos. No queremos dinero como se dijo alguna vez. Buscamos sólo justicia.

Daniel Carrazco hoy representa a la parte querellante, luego de que su esposa, Viviana Espina, se suicidara el año pasado. Ella cumplía esa función, pero al producirse el cambio el abogado del acusado quiso impedirlo y fue la Suprema Corte de Justicia de la provincia la que tuvo que dirimir el conflicto. Esta resolución demoró aún más el expediente.

-¿Qué le diría al policía que mató a su hijo?

-Que quisiera no haberlo conocido y que esto no hubiera pasado. Hoy me gustaría estar con Lucas y con mi esposa, nada más. Él va a pagar por lo que hizo, tiene que ser así.

El homicidio y una larga espera

El 14 de marzo del 2014 Lucas había ido a la cancha de Independiente Rivadavia para presenciar el partido con Instituto de Córdoba, que finalmente no se jugó por un corte de luz. A la salida algunos hinchas se enfrentaron con policías y allí el muchacho resultó herido. Dos días después murió por una hemorragia cerebral.

Guiándose con la declaración de testigos que aseguraban que la víctima había sido atacada por uniformados, el fiscal Daniel Carniello comenzó a investigar el proceder de los efectivos. Se probó que Carrazco fue herido con una cápsula que salió despedida cuando los efectivos dispararon los gases lacrimógenos para dispersar a los conflictivos.

La acusación recayó sobre el auxiliar de Infantería Diego Guzmán, que fue imputado por homicidio culposo en concurso real con incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Frustrado el primer debate, el martes pasado comenzó el segundo. El policía sospechado -lleva 7 años de carrera- optó por declarar y sostuvo que en aquella noche había poca visibilidad y que el disparo lo ejecutó a 40 metros de la gente. Esto último se contradice con los testigos de la querella, que indican una distancia de 12 metros.

El miércoles 12 y el jueves 13 siguieron las audiencias, y el viernes último se realizó en un campo de tiro un peritaje sobre velocidad y comportamiento de un proyectil. El juicio se retomará pasado mañana y se prevé que el 28 de septiembre se dicte la sentencia. Los jueces a cargo ahora son Mauricio Juan, Laura Guajardo y Eduardo Martearena.