Una investigación administrativa viene generando ruido en el seno del Ministerio de Seguridad tras una denuncia anónima por corrupción. La acusación sostiene que existieron anomalías en el cobro de servicios extraordinarios y se está recabando pruebas documentales para definir si se "salteó" al Ministerio para cobrar más dinero.

Hace aproximadamente tres meses que la denuncia anónima llegó a manos de la Inspección General de Seguridad (IGS), el organismo encargado de investigar en forma administrativa al personal policial. La acusación puso la lupa en los servicios extraordinarios que se prestaron en la Distrital de Seguridad 5, aquella que comprende los departamentos de Luján de Cuyo y Maipú.

Los servicios extraordinarios son trabajos de custodia que hacen los policías cuando están fuera de servicio, con lo cual logran ganar una diferencia de plata en el cobro de su salario. El mecanismo es que la empresa privada que requiere la presencia policial debe solicitarlo a la Distrital de su zona pero el pago se efectúa a una cuenta del Ministerio de Seguridad. Luego es la cartera quien liquida el monto correspondiente al uniformado que efectuó el trabajo extra.

ministerio-seguridad.jpg

La denuncia apunta que los servicios extraordinarios se hicieron en negro, es decir, el Ministerio nunca se enteró. Con esto, quienes haya cobrado recibieron más plata ya que sortearon un filtro de gasto administrativos que se deja la cartera.

Desde la IGS confirmaron que están solicitando al documentación correspondiente, tanto a la Distrital 5 como a la empresa que contrató los servicios extraordinarios. Por el momento, no hay nombres concretos que hayan sido sumariados ni tampoco se trasladó la denuncia al fuero penal.

Desde la Dirección de la Policía de Mendoza también adelantaron que en forma preventiva se decidió trasladar al comisario que estaba a cargo de la Distrital, quien quedó a espera de nuevo destino.

No es la primera vez que un caso de corrupción con los servicios extraordinarios sacude al Ministerio de Seguridad. En los primeros meses de 2016 cuatro comisarios fueron apartados y, en algunos casos, cesanteados de la fuerza por una situación similar.