Violencia de género

Investigan si un hombre golpeó a su pareja hasta que la dejó parapléjica y luego murió

Un chofer de 35 años está detenido e imputado por golpear en reiteradas ocasiones a la víctima, de 30 años, que murió hace poco más de un mes

La muerte de una mujer de 30 años está siendo investigada por la Justicia provincial y tiene detenido a un sospechoso. El hombre, un chofer de 35 años, está imputado por haber golpeado en reiteradas ocasiones a la víctima hasta agravarle una enfermedad que padecía, dejarla parapléjica y finalmente terminó muriendo. El caso es indagado dentro de un contexto de violencia de género.

La historia tiene como víctima a Andrea Macarena Valdiviezo, una empleada doméstica de 30 años que hasta mediados de febrero vivía con su pareja, Jonatan Javier Altamirano (35), y la hija de ambos. La familia alternaba entre un domicilio en el barrio San Martín, en el oeste de Ciudad, y otro barrio en construcción que se está realizando a la vera de avenida Champagnat, en la zona de El Challao.

Las presuntas agresiones ocurrieron durante fines de 2023 y comienzos de este 2024. La imputación sostiene que a mediados de diciembre de 2023 mantuvieron una discusión en el supermercado Átomo ubicado en esa localidad donde le terminó propinando un golpe de puño en el rostro.

Luego, a principios de febrero, la mujer le recriminó a su pareja que dejara de vender elementos de la casa y se dedicara a trabajar, lo que le valió otra agresión con cachetazos y patadas en el domicilio del barrio San Martín.

polo-judicial-mendoza.jpg

A mediados de ese mes, el día 15, ocurrió la agresión más grave ya que, tras otra discusión por diferencias económicas, Jonatan Altamirano volvió a golpear a su concubina, según sostiene la Fiscalía. En este caso, uno de los golpes impactó en un tumor que tenía Andrea Valdiviezo en la zona dorsal, lo que le afectó la médula espinal y derivó en que quedara internada en el hospital Lagomaggiore. En ese nosocomio le diagnosticaron que había perdido la movilidad de sus extremidades.

Pero la reconstrucción del hecho apuntó a que el agresor acudió hasta ese nosocomio, volvió a discutir con la mujer y le intentó sustraer su teléfono celular, situación que fue evitada por la hermana de la víctima que la estaba cuidando en la habitación. El caso comenzó a investigarse bajo la órbita del fiscal de Homicidios Carlos Torres, quien el 11 de marzo ordenó la detención e imputación del sospechoso. Le endilgó los delitos de amenazas, lesiones leves y lesiones gravísimas agravadas por el vínculo y por mediar violencia de género. Desde entonces está alojado en la penitenciaría y ya se efectuó el pedido de prisión preventiva en su contra.

► TE PUEDE INTERESAR: Sobreseyeron al chofer que estaba acusado como encubridor del asesinato en la galería Tonsa

El expediente se complicó aún más ya que la víctima declaró en la causa y negó haber sido golpeada por el sujeto, según comentaron fuentes judiciales. Pero el 13 de marzo terminó perdiendo la vida en el hospital. Hasta el momento, no se ha incorporado al expediente la necropsia ni la historia clínica completa para definir si el la supuesta golpiza dejó parapléjica a la mujer y si, además, eso derivó en su muerte. Es decir, el caso podría pasar de lesiones gravísimas a femicidio.

Por otro lado, tanto el fiscal Carlos Torres como el abogado defensor Gustavo Ruggero solicitaron que se posponga la audiencia de prisión a la espera de otras pruebas que son claves.

Por un lado, la declaración en cámara Gesell de la hija de la pareja que habría presenciado las agresiones a su madre. Por otro, la extracción de los datos del celular de la víctima ya que tendría conversaciones donde hizo referencia a lo sucedido y a su estado de salud.

La jueza María Cristina Pietrasanta aceptó el pedido de las partes, que fue efectuado el martes pasado, y ordenó un cuarto intermedio para resolver si el sospechoso continúa detenido o no.

► TE PUEDE INTERESAR: Una nena de 10 años murió luego de ser atropellada en San Rafael y otros dos chicos fueron internados