Policiales Lunes, 27 de agosto de 2018

Internaron a una niña de 3 años e investigan si se trató de maltrato

La progenitora fue aprehendida pero recuperó su libertad. Igual le dictaron una prohibición de acercamiento a sus hijos. Ocurrió en Las Heras.

Una mujer quedó imposibilitada de ver a tres de sus hijos luego de sufrir una denuncia en su contra. La Justicia investiga si maltrató a una pequeña de 3 años. Ya hay antecedentes similares en el seno familiar.

El caso tuvo su presentación judicial en la noche del viernes pasado, cuando una mujer de 66 años se presentó en la Oficina Fiscal 6 de Las Heras. La denunciante, quien vive a pocas cuadras del domicilio de la familia, aseguró que llevó a una chiquita de tres años al Hospital Carrillo ya que había sufrido lesiones.

La mujer relató que aproximadamente a las 13 de ese día el hermano mayor, quien tiene 19 años y un retraso madurativo, se acercó y le comentó que la niña había sufrido una quemadura con una taza de té. Cuando la vecina se dirigió hasta el domicilio notó que era necesario trasladarla al centro asistencial para que reciba las curaciones por las heridas. "La vi muy mal", declaró luego en sede judicial.

En el Hospital Carrillo detectaron que tenía quemaduras de grado A y B en el tórax y abdomen. Además, los médicos comenzaron a sospechar que la menor sufría maltratos o al menos había una negligencia en su cuidado.

En la exposición judicial, la denunciante comenzó a relatar algunos antecedentes con respecto a esa familiar que aumentaron la sospecha y lograron que se tomen medidas urgentes.

En la casa ubicada en el barrio 26 de Enero residen la madre, de 42 años, junto a sus hijos de 3, 7, 10, 17 y 19 años. La mujer suele ausentarse todas las noches ya que, según comentó la vecina que radicó la denuncia, dice que trabaja en un geriátrico. Durante ese tiempo los niños quedan a cargo del hermano mayor, quien padece una discapacidad mental. En cuanto al padre, se encuentra en el penal de Almafuerte por una causa de violencia de género.

Según consta en el expediente, en marzo del año pasado el Órgano Administrativo Local (OAL) intervino porque había surgido una pelea entre los adolescentes. A la madre le quitaron a los niños durante 15 días debido al evidente descuido que presentaban. El más grande tenía hasta lesiones en la cabeza por pediculosis.

Algunos de los chicos quedaron a cargo de esta vecina. Así fue durante cuatro meses, hasta que discutió con la progenitora y esta se llevó a sus hijos. Como la medida de la OAL ya había caducado, la denunciante no pudo hacer nada para evitar la situación. "No la veo que se preocupe mucho por sus hijos", declaró.

Ante la situación, desde la Oficina Fiscal 6 aprehendieron a la progenitora ese mismo viernes a la noche, aunque se le tomó una declaración informativa -punto intermedio entre ser testigo o imputado en una causa- y recuperó su libertad.

De todas formas, se dictó una prohibición de acercamiento con sus tres hijos más chiquitos quienes están internados en observación en el Hospital Carrillo.

La causa se encuentra caratulada como lesiones leves agravadas y está a cargo del fiscal Correcional Gabriel Blanco.

Más noticias