Diario Uno > Policiales > femicidio

Hubo otro femicidio con un policía como el asesino

Un oficial de la Bonaerense asesinó a una mujer de 41 años y luego se suicidó. El hecho ocurrió este miércoles en la localidad de General Madariaga, en Buenos Aires

Una mujer de 41 años fue víctima de femicidio en la localidad de General Madariaga, en Buenos Aires, por un efectivo de la Policía de la Provincia de Buenos Aires de 27 años-

El hecho ocurrió cerca de las 1:45 de este miércoles. Un llamado al 911 trasladó a los efectivos de la comisaría local hasta una casa ubicada en la calle Arias y Fray Justo Santa María de Oro de la ciudad, donde estaban los cuerpos de Franco Mauricio Torres, un efectivo de la policía que integraba el área de Inteligencia Criminal en Pinamar, junto al de Graciela Noemí Funes, a quien habría asesinado de un disparo en la cabeza para luego quitarse la vida.

Te puede interesar...

En el lugar se secuestró el arma reglamentaria de Torres, una pistola marca Bersa Thunder calibre 9 milímetros con 11 cartuchos en el cargador y uno en la recámara que fue encontrada sobre una mesa.

En la casa donde ocurrió el hecho también estaba una adolescente de 13 años, hija de la víctima. La chica relató que su madre y el policía habían peleado, que todo terminó a los tiros y que ella fue quien recolectó el arma y la dejó sobre la mesa. La menor, que presenció el crimen, declaró esta mañana como testigo acompañada de un servicio de asistencia local a menores.

Una teoría indica que el policía tenía una relación con la hija de 13 años de la mujer pero esta no pudo ser confirmada por los investigadores.

En cambio, sí está confirmado que Funes y Torres se conocían y que existían amenazas previas de la mujer de denunciarlo por abusar de su hija. Esas advertencias, creen los investigadores, llevaban ya varias semanas.

Según indicaron fuentes cercanas al expediente a este medio, la adolescente indicó en su declaración que Torres era “un amigo de la familia”, pero nunca habló de una relación entre ambos, y aseguró que fue él quien asesinó a su mamá y luego se suicidó.

Los cuerpos fueron trasladados a Pinamar para la realización de las autopsias y la Policía Científica llevó a cabo pruebas de dermotest en las manos de ambos en búsqueda de rastros de pólvora que determinen quién disparó.