Diario Uno > Policiales > accidente fatal

Un hombre perdió el control de su moto y murió al caer

Un accidente de tránsito que le costó la vida a un motociclista en Junín, y tres robos -dos agravados- son el saldo de las crónicas de la noche de este sábado y la madrugada del domingo. Margarito Cruz fue la víctima fatal al accidentarse en su moto en San Martín. A un automovilista le robaron el vehículo a punta de pistola, mientras que dos ladrones armados asaltaron un negocio en Godoy Cruz.

El caso más triste rescatado de los partes policiales es el del accidente que le costó la vida a Margarito Cruz, de 42 años. El hombre se desplazaba cerca de las 2 de la mañana de este domingo en una moto de baja cilindrada -una Zanella 110cc.- por el callejón de la finca Crotta, entre el carril Norte y calle Funes, de El Ramblón, San Martín, cuando perdió el dominio del rodado sin causa aparente, y fue a dar contra el sifón de un zanjón cercano, donde quedó tirado.

Vecinos del lugar solicitaron auxilio al 911, pero al arribar la ambulancia del Servicio de Emergencia Coordinado (SEC) comprobaron que Cruz había muerto.

Lo interceptan en moto y le quitan el auto

Cerca de las 3 de la madrugada de este domingo, dos individuos que se desplazaban en una moto de 150cc (negra) interceptaron en la esquina de las calles Montenegro y Víctor Hugo, de Lavalle, a Pablo R. (25), que manejaba un Renaul Megane color verde (dominio CJD-299), y amenazándolo con armas de fuego obligaron al conductor a bajarse.

Inmediatamente uno de los ladrones se subió al vehículo y se dio a la fuga junto a su cómplice, que lo siguió en la moto.

Asalto frustrado en Godoy Cruz

La valiente y temeraria acción de un comerciante de Godoy Cruz evitó que le saquearan el almacén de su propiedad y puso en fuga a dos delincuentes, que perdieron un arma en el escape.

Fran L., de 29 años, fue abordado por dos sujetos armados a las 21 de este sábado. Tras encerrar al comerciante en un baño, los ladrones comenzaron a preparar el botín, pero no contaron con que Fran se podía liberar. Una vez que pudo salir del encierro enfrentó a mano limpia a los malvivientes, a los que obligó a salir a escape, al quitarles en el forcejeo una pistola Walther calibre 9mm cargada, y sólo llevándose el magro botón de algunas un poco de dinero en efectivo, un celular y unas pocas gaseosas y cervezas

Seguir leyendo