Policiales Miércoles, 27 de septiembre de 2017

Fue repentina la pena de prisión perpetua para Daniel Zalazar

El acusado del triple crimen del barrio Trapiche fue condenado en un juicio abreviado al admitir su culpabilidad.

El que seguramente fue el hecho policial más conmocionante de los últimos tiempos, encontró un final esperado aunque algo precipitado. En un juicio abreviado y que no fue anunciado oficialmente, Daniel Zalazar fue condenado a prisión perpetua por el triple crimen del barrio Trapiche ocurrido en 2016. El acusado asumió su autoría y pidió cumplir la pena en el Sur del país.

La instrucción del caso fue efectiva y tuvo a este hombre detenido desde el mismo día de los homicidios. El paso de las horas hizo que se fueran incorporando pruebas claves y reveladoras en contra del sospechoso. La causa avanzaba a paso firme (la inició el fiscal Santiago Garay y la siguió su par Gustavo Pirrello), hasta que en el momento de la elevación a juicio el abogado de Zalazar empezó a presentar nulidades y objeciones. Tras algunos intentos fallidos el letrado renunció y una defensora oficial quedó a cargo del imputado.

Fue esta abogada la que entendió que la situación de este profesor de taekwondo era irreversible y pidió un juicio abreviado.

Un cúmulo de delitos e imputaciones

El acusado inicialmente estuvo imputado por tres femicidios, pero la Justicia de Garantías revisó el expediente y hubo modificaciones.

En el calabozo. Daniel Zalazar fue arrestado horas después del tremendo ataque en el barrio Trapiche.
En el calabozo. Daniel Zalazar fue arrestado horas después del tremendo ataque en el barrio Trapiche.

Con los cambios propuestos quedó sólo la muerte de Claudia como un homicidio agravado por el vínculo, mientras los de las otras mujeres fueron caratulados como homicidio criminis causa. Es decir, fueron ultimadas para que se oculte el primer asesinato.

El ataque a los chicos quedó como tentativa de homicidio criminis causa y el de la beba, como un intento de homicidio simple, ya que al tener un año se consideró que no podría contar lo sucedido, por lo cual no se configuró la figura de criminis causa. Cualquiera de las muertes ya lo llevaban a Zalazar a la perpetua.

Luego del salvaje ataque este hombre dejó las hornallas del gas de la vivienda abiertas para hacer estallar la casa, lo que finalmente no pasó por la llegada de la policía.

Más noticias